Por muerte de un niño, diseñador de parque acuático es condenado por homicidio

En 2016, un niño de 10 años murió decapitado en el tobogán de un parque acuático en Kansas. Ahora, uno de los propietarios del parque y el diseñador de la atracción fueron condenados por homicidio en segundo grado, lo que equivale a nueve años de cárcel.

Caleb Schwabb murió en el tobogán llamado ‘Verruckt‘ (que significa ‘loco’ en alemán) cuando la balsa en la que viajaba voló hasta golpear uno de los tubos. El accidente implica a Schlitterbahn Waterparks and Resorts y a la compañía que construyó el tobogán de 17 pisos.

Jeffrey Henry y el diseñador John Schooley fueron condenados por homicidio involuntario en segundo grado, agresión agravada y por poner en peligro a un menor de edad, cargos por lesiones a otras personas mientras Verruckt estuvo en funcionamiento. Tyler Austin Miles, el exmánager del parque acuático, fue acusado de homicidio involuntario y liberado por una fianza de 50 mil dólares.

Henry es acusado de tomar la decisión apresurada de construir el tobogán, a pesar de que ni él ni Schooley tenían los conocimientos técnicos ni de ingeniería necesarios para hacerlo. En 2012, decidió iniciar el proyecto del tobogán más alto del mundo para impresionar a los propietarios de un programa de viajes.

De acuerdo con la acusación, en 2014 se reportaron varias balsas que se despegaban del tobogán y representaban un peligro latente. Un vocero de la compañía lo negó, pero Henry y el diseñador Schooley empezaron a hacer pruebas durante la noche para evitar el escrutinio.

Schooley, quien era el responsable de hacer los cálculos del diseño, firmó un manual de operaciones en el que indicaba que el tobogán cumplía con especificaciones del American Society for Testing and Materials.

La acusación, en cambio, enlista 12 instancias en las que el diseño viola esas especificaciones y señala que no hubo cálculos de ingeniería dinámica para conocer la física que un pasajero experimentaría en el Verruckt.

Durante 182 días que el tobogán estuvo en operación, se reportaron 13 lesiones, incluidas dos concusiones y una niña de 15 años que quedó ciega temporalmente. Caleb murió decapitado en el Verruckt y las dos mujeres que viajaban con él sufrieron graves heridas.

Con la temporada de parques acuáticos a iniciar el próximno 25 de mayo, se espera que el parque acuático de Kansas abra con normalidad (aunque el Verruckt permanece cerrado desde la muerte de Caleb). Schlitterbahn Waterparks and Resorts tiene también parques en Galveston, Corpus Christi, South Padre Island y New Braunfels. (Vía: Chicago Tribune)