Ordenan arresto de ex presidente de Colombia Álvaro Uribe

Al parecer, manipuló a testigos contra uno de sus opositores
(Imagen: Quinto Poder)

En Colombia, la Suprema Corte ordenó este martes el arresto domiciliario del ex presidente y actual senador, Álvaro Uribe, por presunta manipulación de testigos contra un opositor.

Uribe fue presidente de Colombia de 2002 a 2010. Su mandato se caracterizó por tener una agresiva política militar contra las guerrillas en Colombia.

También es cuestionado por organizaciones defensoras de derechos humanos por impulsar la práctica de “falsos positivos” -civiles ejecutados reportados como guerrilleros asesinados en combate, es decir, ejecuciones extrajudiciales.

El actual presidente de Colombia, Iván Duque, envió un mensaje un mensaje de apoyo al ex mandatario a través de sus redes sociales en el que dijo: “soy y seré siempre un creyente en la inocencia y honorabilidad de quien con su ejemplo se ha ganado un lugar en la historia de Colombia”.

La Suprema Corte de Colombia decidió que el ex presidente Uribe podrá llevar su defensa cumpliendo con la privación de libertad en casa.

Álvaro Uribe tiene 68 años y, aunque es senador, no cuenta con fuero judicial. Sin embargo, por su cargo, la única autoridad que puede investigarlo es la Suprema Corte de Colombia.

En 2012, Uribe denunció que el senador de izquierda, Iván Cepeda, organizó un complot en su contra, apoyado en testimonios falsos: ex paramilitares presos que lo señalaban de organizar actividades criminales contra los guerrilleros.

Uribe es conocido por su mano dura contra las guerrillas colombianas.

La Suprema Corte de Colombia abrió en abril de 2018 una investigación contra Álvaro Uribe por ser sospechoso de manipular testigos contra Iván Cepeda.

Iván Cepeda declaró ayer a la prensa que “la lección que nos da esta decisión -de la Suprema Corte-, que esperamos conocer sus detalles, es que no hay individuos, no hay peronas en Colombia que estén por encima de la justicia y de la ley”.

Álvaro Uribe también está vinculado a otros casos polémicos.

En 2016, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), firmaron un acuerdo de paz con el gobierno del presidente Juan Manuel Santos. Uribe y sus seguidores se opusieron por considerarlo una indulgencia con los responsables de delitos atroces.

El senador Juan Gallo, ex integrante de las FARC, calificó el arresto domiciliario de Uribe como una decisión que fortalece al estado de derecho en Colombia.

“Hemos visto días muy difíciles, con una presión indebida del Poder Ejecutivo sobre las altas cortes, y esa voz de independencia no puede más que fortalecer la institucionalidad colombiana”, dijo.

Con información de La Jornada

Por Cris Pinto