Obama se pronunció ante la brutalidad policial contra afroamericanos

A pesar de que el mandatario estadounidense afirmó que debido a su posición no podía comentar todavía los hechos concretos de cada uno de los incidentes, pues se debe respetar la línea de las investigaciones que se lleven a cabo; sí hizo hincapié en que tampoco se pueden obviar los hechos y las estadísticas
pronunció

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se pronunció contra los ataques que dos ciudadanos afroamericanos sufrieron por parte de la policía en los estados de Lousiana y Minnesota, respectivamente. El ataque cobró la vida de Anton Sterling y de Philando Castile (como aquí te contamos).

Estos hechos revivieron la protesta de la ciudadanía en contra de la brutalidad policial contra grupos demográficos como los afroamericanos y los hispanos.

Obama expresó su pésame a las familias afectadas y anunció: “Hemos visto tragedias como esta demasiadas veces”.

Los números también le dan la razón, tan solo en 2015 se reportaron más de mil 500 decesos causados por violencia policial. Muchos de estos fueron perpetrados en contra de grupos minoritarios.

“Todos nosotros, como ciudadanos americanos, deberíamos afligirnos por estos tiroteos. Porque estos no son incidentes aislados, son sintomáticos de una dinámica de disparidad racial que existe en nuestro sistema de justicia”, dijo Obama (vía The White House, twitter).

A pesar de que el mandatario estadounidense afirmó que debido a su posición no podía comentar todavía los hechos concretos de cada uno de los incidentes, pues se debe respetar la línea de las investigaciones que se lleven a cabo; sí hizo hincapié en que tampoco se pueden obviar los hechos y las estadísticas:

-Los afroamericanos y los hispanos tienen 30% más probabilidades de ser detenidos por la policía que los ciudadanos blancos.

-Después de ser detenidos, los afroamericanos y los hispanos tiene tres veces más probabilidades de ser registrados.

-En 2015, los afroamericanos fueron víctimas de tiroteos por la policía el doble de veces que los ciudadanos blancos; y también padecen el doble de arrestos.

-Los afroamericanos que están en prisión reciben sentencias 10% más largas que los blancos condenados por el mismo crimen.

Reynolds, novia de Philando Castile

Tras enumerar estas cifras, Obama reconoció que el enfrentar este problema era asunto de todos los ciudadanos estadounidenses. Expresó que por incidentes como ese, su país tenía a una porción de la población —alrededor del 30%— pensando que debido al color de su piel no son tratados con igualdad y eso, dijo el mandatario, duele: “Esto no es un problema de la gente negra, de la gente hispana, es un problema de todo Estados Unidos”.

Aun así, dejó en claro su confianza en la policía y en la mayoría de sus miembros; es gente que arriesga sus vidas por nuestra seguridad. Es un trabajo peligroso y muy difícil.

Ante el enorme descontento social que se ha propagado por todo el territorio estadounidense para exigir que se ponga un alto al abuso de la fuerza policial, Obama exhortó a la unión entre los ciudadanos: “Podemos hacerlo mejor. Somos mejores que esto”.