Obama llegó Cuba para dar impulso al deshielo entre ambas naciones

Con esta visita, Obama se convirtió en el segundo presidente que llega a Cuba desde 1928.
Cuba

Y en un hecho histórico, el cuadragésimo cuarto presidente de Estados Unidos, Barack Hussein Obama II, inició el domingo 20 de marzo una visita a Cuba para apuntalar, entre otras cosas, el proceso de deshielo diplomático que empezó hace 15 meses y pasar la página a cinco décadas de enemistad.

Y es es que nada más el avión presidencial estadounidense tocó pista en el Aeropuerto Internacional José Martí, Barack Obama saludó a los cubanos con una expresión local.

“¿Qué bolá , Cuba? (¿qué pasa, Cuba?)”, que escribió en español en su cuenta de Twitter. Luego, en inglés, agregó: “Emocionado de estar aquí, con muchas ganas de reunirme y escuchar directamente al pueblo cubano”.

Y bajo una lluvia moderada, el canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, le dio la bienvenida al mandatario estadounidense, a su esposa, Michelle; sus hijas Milia y Sasha, y su suegra, Marian Robinson. Con esta visita, Obama se convirtió en el segundo presidente que llega a la Isla después de que en 1928 lo hizo Calvin Coolidge.

Después del recibimiento en el aeropuerto, el presidente de los Estados Unidos se reunió con el personal de la embajada de su país.

“Esta es una oportunidad histórica y una visita histórica”, dijo Obama. “Tener una embajada significa que podemos, con mayor eficacia, promover nuestros valores y nuestros intereses, y también entender mejor” las preocupaciones de los cubanos.

Posteriormente, el gobernante y su familia fueron a La Habana Vieja, el antiguo casco de la ciudad que los españoles fundaron en 1519. La comitiva caminó por la plaza de Armas, donde históricamente fue recibida con vítores a favor de Estados Unidos, acompañado de Eusebio Leal, historiador de la ciudad, quien les explicaba lo que observaban.

Obama también acudió a la catedral para encontrarse con el cardenal Jaime Ortega, quien fue uno de los que ayudó a facilitar la comunicación entre el Vaticano, las autoridades cubanas y estadounidenses para avanzar en el deshielo.

Cabe destacar que la visita del mandatario estadounidense, que por cierto, ha despertado en el país caribeño sentimientos de esperanza, prudencia y escepticismo, fue precedida el mismo domingo por la detención de una treintena de disidentes que se manifestaban en un parque céntrico de la capital cubana.

Recordemos que Cuba y Estados Unidos sorprendieron al mundo el 17 de diciembre del 2014 cuando el presidente Obama y su homólogo Raúl Castro anunciaron el restablecimiento de relaciones diplomáticos que continuó, luego, con la reapertura de embajadas .

Y es que a lo largo de casi año y medio, Obama aprobó cuatro paquetes de medidas para aliviar las sanciones en temas como los permisos para que ciudadanos estadounidenses puedan viajar a la Isla o el uso del dólar por parte del país caribeño en las transacciones bancarias internacionales, sin embargo, Obama no ha logrado convencer al Congreso que debe derogar el embargo .

Por cierto, con el mandatario estadounidense viajaron unos 40 congresistas, entre ellos la líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y los senadores demócratas Patrick Leahy y Dick Durbin.

Pero no solo viajo con diplomáticos, sino además, también viajaron líderes de empresas como la cadena Starwood (Meridien, W Westin y Sheraton), que anunció el domingo un acuerdo para abrir dos hoteles de lujo en La Habana antes de fin de año.

También de la empresa Airbnb, la cual reveló que ya recibió autorización para ampliar su servicio de alquiler de alojamientos en Cuba a turistas de todo el mundo y no solo de Estados Unidos.

En una comparecencia ante la prensa, el ministro de Comercio Exterior de la Isla, Rodrigo Malmierca, informó de que esos líderes empresariales participarán este lunes en un foro de negocios con representantes de empresas estatales, emprendedores y cooperativistas del país caribeño.

Malmierca se mostró optimista sobre la posibilidad de que la vista de Obama sirva para impulsar acuerdos entre empresas de los dos países, pues existe un “gran potencial” a pesar del embargo económico.

Y ante tales sucesos, Barack Obama cree “habrá un cambio” en Cuba, según dijo poco antes del histórico encuentro que mantendrá este lunes con Raúl Castro en La Habana.

“Va a haber un cambio aquí y creo que Raúl Castro entiende eso”, dijo Obama al canal ABC en la capital cubana, aunque reconoció que no ocurrirá “de la noche a la mañana”. “Tenemos todavía diferencias significativas sobre derechos humanos y libertades individuales en Cuba. Creemos que ahora podemos potenciar nuestra capacidad para promover más cambios”, añadió.