Obama llegó a Argentina en medio de un fuerte operativo de seguridad

Macri confía en que la llegada del presidente estadounidense sirva para que lleguen las inversiones a Argentina.
Argentina

Después de su visita histórica a Cuba y en medio de un fuerte operativo de seguridad, el cuadragésimo cuarto presidente de los Estados Unidos, Barack Hussein Obama II, aterrizó esta madrugada en la principal terminal aérea internacional de la República Argentina, el Aeropuerto Internacional Ministro Pistarini, el cuales es conocido popularmente como el Aeropuerto Internacional de Ezeiza.

A su llegada, Obama y su comitiva fueron trasladados al Palacio Bosch, sede de la embajada estadounidense en Argentina desde 1929, donde pasarán la noche. Como parte de su visita oficial, el presidente Mauricio Macri lo espera con una agenda que incluye dos reuniones, así como firmas de acuerdos de cooperación en materia de seguridad, terrorismo y derechos humanos.

A su vez, también participará en un homenaje a las víctimas de la última dictadura argentina (1976-1983).

También se espera que Obama visite en la tarde del miércoles la emblemática PLaza de Mayo para realizar una ofrenda floral al prócer José de San Martín, cuyos restos se encuentran en la Catedral Metropolitana.

Ésta es la primera visita de un mandatario estadounidense en 11 años, luego del desprecio que recibió el expresidente George W. Bush en la Cumbre de las Américas en 2005. Washington impulsaba en ese entonces un Tratado de Libre Comercio en la región, pero sus pares Néstor Kirchner y Hugo Chávez, ambos fallecidos, lo rechazaron.

Cabe destacar que la polémica se ha centrado en la fecha de esta visita. Y es que el 24 de marzo los argentinos conmemoran 40 años del golpe militar que inició un sangriento régimen, apoyado en su momento –por cierto– por la inteligencia estadounidense.

Sin embargo, Obama ya había anunciado antes de arribar a Argentina, una próxima desclasificación de archivos de inteligencia y de las fuerzas armadas que estuvieran relacionados con el suceso. Esta acción fue bien recibida por organizaciones de derechos humanos, que esperan que estos documentos puedan develar el destino de miles de desaparecidos.

En esta visita también ha resaltado el hecho de que Obama y su equipo no irá a la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), centro de torturas de la Dictadura, hoy convertido en un espacio de memoria único en el mundo. Por su parte, las organizaciones de derechos humanos han llenado la ESMA de carteles contra su visita y ya le esperaban para abuchearle.

Lo que si es un hecho, es que EE.UU. no oculta su satisfacción por el ascenso de Macri, un liberal que viene de una de las familias empresariales más ricas y famosas del país. Y la visita de Obama es la prueba definitiva de ese entusiasmo.

Y no solo EE.UU. esta entusiasmado, otros países, especialmente europeos, han acogido con alegría la llegada de Macri, quien ya ha recibido las visitas del francés Francois Hollande y del italiano Matteo Renzi y espera viajar en breve a Europa para poder ver a la canciller Merkel.

Asimismo, Obama y Macri manejaran varios asuntos de agenda bilateral como la lucha contra el narcotráfico, asunto clave en esta nación, y las inversiones en materia energética. Obama, quien como se sabe, viaja con algunos empresarios y Macri confía en que la llegada del presidente estadounidense lo convertirá a él en un referente en el continente, pero sobre todo servirá para que lleguen las inversiones al país, quien atraviesa una situación económica delicada.