¿Nos podemos reír del racismo de Donald Trump?

El candidato Donald Trump, se presentó en el programa Saturday Night Live en una controvertida emisión donde se hizo una broma sobre su racismo manifiesto.

La noche del sábado, el candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump, se presentó en el programa Saturday Night Live (SNL) en una controvertida transmisión por una broma sobre su racismo manifiesto. El programa nocturno se caracteriza por una combinación de geniales secuencias cómicas con la participación de miembros de la esfera pública nacional e internacional. Al escenario de SNL han subido actores, actrices, bandas musicales y varios políticos. Esta vez fue el turno de Donald Trump.

La transmisión provocó una fuerte controversia debido a que, como parte de las secuencias cómicas donde participó Trump, el actor Larry David interrumpió el monólogo del candidato al gritar: “¡Trump es un racista!”, a lo que el candidato respondió: “Ése es Larry David, ¿qué estás haciendo, Larry?”, “Escuché que si gritaba, me darían 5 mil dólares”, respondió el actor. “Como hombre de negocios, respeto completamente eso. Está bien. Tendremos un gran espectáculo esta noche”, cerró Trump para dar inicio al programa.

https://youtu.be/sR_COC6jbPM

¿Por qué esta broma pudo indignar a tantas personas? Cabe señalar que mientras el programa se desarrollaba, afuera de las instalaciones de SNL había una protesta de cientos de manifestantes contra Donald Trump por su racismo declarado y su rechazo a los migrantes que viven en Estados Unidos. El colectivo #RacismIsntFunny condenó de manera tajante la invitación de Trump al programa de comedia y, sobre todo, la broma que hemos relatado arriba.

La referencia a los 5 mil dólares ofrecidos a quien le gritara racista al candidato republicano tiene un sustento real. La organización Deport Racism efectivamente ofreció una recompensa por confrontar a Donald Trump durante el programa nocturno.

Entonces tenemos dos posturas: la de quienes creyeron que insultar al candidato durante la transmisión en vivo significaría un acto de protesta y sabotaje y quienes piensan que hacer bromas sobre las políticas xenófobas de Trump no son asunto para bromas, debido a la situación precaria y de violencia que viven las comunidades de migrantes y de descendientes de migrantes en el país del norte. De cualquier manera, parece que el elenco de SNL logró neutralizar una posible confrontación contra su invitado especial al incluir las protestas como parte del guion.

Lo interesante de la situación es que los dos grupos están en contra del racismo. Sin embargo, lo que se discute aquí son distintos modos de lucha y de protesta. ¿Ustedes por cuál se inclinan?