‘No tenemos miedo’ es la frase que acompaña el duelo tras el ataque en La Rambla, Barcelona

Un duelo está latente y quizá falte tiempo para asimilar lo que sucedió el pasado jueves en La Rambla, tras el ataque terrorista que le quitó la vida hasta el día de hoy, a 14 personas y dejó decenas de heridos. ¿Cómo seguir con el dolor? ¿Cómo seguir transitando sin miedo?

Tras el atentado, muestras de solidaridad a nivel mundial comenzaron a circular vía redes sociales, mensajes de apoyo, ánimos, fraternidad parecían desbordar la virtualidad para convertiste en abrazos que de alguna manera podían sentirse a la distancia. Aún así, sólo el testigo, el sobreviviente guardará en su memoria el dolor de aquel día. Sólo resta acompañar.

Al día siguiente, En la Rambla, en el mismo lugar que se había inundado de pánico, muerte y desesperanza, miles de personas se reunieron y gritaron ‘¡No tinc por (o No tenemos miedo)!’.

Levantaron delicados altares para las víctimas, se acompañaron desde la fuerza del otro y se abrazaron con un dolor compartido. Realizaron juntos el mismo recorrido que había realizado la furgoneta un día antes, como si los pasos curaran la calle de tan violenta acción. Los comerciantes reanudaron sus negocios, muchos con moños negros en la entrada de sus establecimientos.

A las 12:00 del medio día un minuto de silencio cubrió la Plaza de Cataluña. Al homenaje también asistieron el Rey Felipe VI y el presidente Mariano Rajoy. Además de representantes de todas las confesiones religiosas, incluida la musulmana, la cual ha expresado su rechazo a los ataques. (Vía: La Vanguardia)

El suelo ahora está cubierto por nombres por mensajes que quizá se borren de la banqueta con el tiempo pero jamás de se borrarán de la memoria del país entero. Todavía hoy por la tarde, un grupo de taxista mostró su solidaridad y realizó un pequeña caravana en esa calle en la que convergen cientos de nacionalidades, cientos de idiomas y cientos de mensajes de paz.

ANUNCIO