No hay quien se escape de red de corrupción fiscal: #PanamaPapers

Hace unas horas, se dio a conocer en México la investigación más importante sobre corrupción y evasión fiscal de grandes millonarios en todo el mundo.

Hace unas horas, se dio a conocer en México la investigación más importante sobre corrupción y evasión fiscal de grandes millonarios en todo el mundo. El Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación anunció que ésta es la investigación más grande jamás hecha sobre las fortunas de diversos actores políticos y sociales del mundo, entre los que figuran mandatarios de lugares como Azerbaiyán, Islandia o Argentina y gente cercana a presidentes como Kirchner, Peña Nieto o Vladimir Putin.

Una fuga masiva de documentos, provenientes de la firma legal Mossack-Fonseca ubicada en Panamá, puso a la vista de todos la red de corrupción que les ha permitido a empresarios y líderes políticos alrededor del mundo acumular de manera ilegal cantidades exorbitantes de dinero.  La información fue enviada de forma anónima desde el interior de la firma. El primer diario en tenerla fue el periódico aleman Süddeustche Zeitung, que decidió compartir el material con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, coordinador mundial del análisis, interpretación y difusión de estos datos.

El archivo de 11.5 millones de registros muestra cómo una industria global de firmas legales y grandes bancos vende el secreto financiero a políticos estafadores y traficantes de drogas así como a billonarios, celebridades y estrellas deportivas (vía Aristegui Noticias).

Las filtraciones fueron analizadas e interpretadas por más de 370 periodistas y 109 medios en 76 países. En México, la revista Proceso fue el único medio impreso convocado a participar en este gran trabajo de investigación sobre la corrupción financiera. Desde luego, nuestro país no quedó fuera de esta jugada maestra de encubrimiento bancario.

En total, los archivos indican que Mossack Fonseca trabajaba con más de 14 mil bancos,firmas legales y otros intermediarios para establecer compañías, fundaciones y fondos para clientes (vía Aristegui Noticias).

Uno de los clientes más importantes de la firma Mossack-Fonseca era Juan Armando Hinojosa Cantú, contratista del actual presidente Enrique Peña Nieto (quizás lo recuerdes por su relación con la Casa Blanca de la señora Angélica Rivera). El año pasado, Hinojosa Cantú movió una cifra de más de 100 millones de dólares por diversas firmas bancarias durante el escándalo en que se vio envuelto por el trato preferencial recibido de la presidencia del país.

Ramiro Garza Cantú, contratista de Pemex, es otro de los nombres de ilustres mexicanos que mantenía tratos con Mossack-Fonseca, “que le ha ayudado a crear una compleja estructura de dispersión de recursos con ramificaciones que van desde Panamá hasta Holanda, Nueva Zelanda y la República de Seychelles, ubicada en las islas del Oceánico Índico, al noreste de Madagascar” (vía Proceso).

Ahora sólo mencionamos a dos de los muchos empresarios mexicanos cuyas fortunas podrán empezar a ser analizadas a la luz de la verdad tras la publicación de sus tratos con Mossack-Fonseca.

Otro poder fáctico de México tampoco ha sido ajeno para Mossack Fonseca: las televisoras. En 2005, entró en contacto con el despacho Mijares, Angoitia, Cortes y Fuentes, del que fue fundador el actual vicepresidente de Finanzas de Televisa Alfonso de Angoitia. El despacho le ofreció a Mossack Fonseca integrar a su cartera a importantes empresarios de México, como Emilio Azcárraga Jean, presidente de Televisa. Uno de los productos de Mossack Fonseca que más le interesó al despacho del ahora ejecutivo de la televisora fue la creación de fundaciones (vía Proceso).

Ricardo Salinas Pliego (que hace poco defendía sus habilidades para ser rico) también fue cliente de Mossack-Fonseca para comprar un yate. A pesar de que los nombres de políticos mexicanos implicados en la red de corrupción no es tan abundante como podría esperarse, esto no implica que no hayan participado en el juego. Las triangulaciones de cuentas bancarias y las operaciones financieras ilegales, en general, muchas veces se apoyan del uso de prestanombres (familiares o amigos) para borrar la identidad de los verdaderos poseedores de las fortunas.

De acuerdo con la información obtenida, en el caso de México se contabilizaron inicialmente 65 compañías, 47 beneficiarios finales o dueños, 29 clientes y 208 accionistas de empresas vinculadas con mexicanos o extranjeros radicados en México (vía Proceso).

Hoy comienza un nuevo día para el periodismo mundial. El destape de la red de corrupción financiera internacional más importante es un parteaguas en la manera que tenemos de entender la política y la economía de un país. En los siguientes días te presentaremos a detalle los resultados que muestra la investigación, tanto a nivel nacional como internacional.