Musk lleva minisubmarino a Tailandia y solo faltan 5 por rescatar

Imagen: Especial

Pocos eventos habían preocupado e ilusionado tanto a la prensa mundial en el último año como el complejo rescate de 12 niños y su entrenador, perdidos en una cueva de Tailandia. El día de ayer empezaron los rescates, con un saldo positivos: 4 chicos salieron con vida. Hoy los rescates continuaron y hasta Elon Musk se apersonó a la cueva.

Imagen: Especial

Otros cuatro chicos fueron rescatados esta tarde de la cueva en Tailandia donde quedaron atrapados, mientras que los primeros cuatro, rescatados ayer, permanecen hospitalizados. En todo momento del largo trayecto de horas hacia la superficie, los niños van acompañados por profesionales, guiados por cuerdas a lo largo del sinuoso camino a través de una cueva cuya agua fue parcialmente drenada por autoridades y voluntarios.

Aún faltan 4 chicos además del entrenador del equipo. Sin embargo, eso no impidió que recibieran una peculiar visita en el campamento afuera de la cueva: Elon Musk se apersonó junto con su equipo para entregarles personalmente el minisubmarino que prometió que sus ingenieros harían para colaborar en el rescate.

Imagen: Especial

Obviamente, llegó un poco tarde, pero se agradece la intención. Desde el principio, Musk se mostró interesado en colaborar y, la verdad, hay que reconocer la rapidez con la que su equipo diseñó y probó el submarino. Sin embargo, el regalo llegó un poco tarde. Ya había salido la segunda tanda, con otros cuatro niños, cuando el famoso empresario llegó con un regalo que llegó apenas a destiempo. 

Imagen: Especial

En un tuit, el famoso empresario aclaró que él mismo estuvo en la cueva. Donó el minisubmarino para lo que fuera necesario:

“Acabo de regresar de la cueva 3. El minisubmarino está listo, si lo necesitan. Fue fabricado usando partes de cohetes y se llama “Wild Boar”, como el equipo de fútbol de los niños. Lo hemos dejado acá por si sirve en el futuro. Tailandia es hermosa”. 

Esperemos que el resto del rescate salga lo mejor posible. Sin duda, todos los implicados en el caso de este equipo atrapado en la cueva lo han hecho con la mejor de las intenciones. Hace apenas una semana, el minisubmarino de Musk parecía tan audaz y descabellado como el plan de drenar parte del agua que había anegado la cueva y dejado atrapados a los niño.

La destreza, la buena voluntad y algo de suerte ha permitido que ocho niños ya hayan sido rescatados sin mayores contratiempos y solo queda esperar que así sea el rescate del último grupo.