Mueren cincuenta en ataque a club LGBTQ en Orlando

Esta madrugada fueron asesinadas cincuenta personas durante el tiroteo masivo más letal en la historia de reciente de Estados Unidos, llevado a cabo en un club nocturno LGBTQ llamado Pulse en Orlando. Además, otras 53 personas fueron heridas de gravedad y actualmente se encuentran hospitalizadas.

A causa de esto, el gobernador de Florida declaró un estado de emergencia y etiquetó el incidente como “un acto de terror.”

El ataque fue perpetrado por un solo hombre armado con un rifle de asalto y una pistola de mano, quien resultó muerto después de que la policía local lo enfrentara a disparos con el fin de rescatar a los rehenes que todavía seguían dentro del local.

 

El ofensor ha sido reconocido como Omar Mateen, un ciudadano estadounidense de orígenes afganos de 29 años que vivía de trabajar como guardia de seguridad. De acuerdo al FBI, Mateen llamó al 911 pocos minutos antes de llevar a cabo el ataque para jurar lealtad al Estado Islámico, y era sujeto de investigación de las autoridades desde hace cinco años.

 

Tan solo tres días antes de estos ataques, el ISIS emitió un comunicado en internet a través del que declaró una amenaza al estado de Florida. Sin embargo, la organización jihadista no se ha adjudicado los ataques, aun cuando estos sí han sido aplaudidos a través de sus foros web. 

Los candidatos a la presidencia en EEUU ya declararon sus posturas en torno al evento. Por su parte, el republicano Donald Trump declaró que el evento fue un acto de terrorismo fundamentalista y llamó al presidente Obama a que lo nombrara como tal.

Los familiares de Mateen han expresado que las acciones de su hijo no tienen nada que ver con su religión, sino que fueron motivadas por homofobia. Dadas las circunstancias, no queda claro aún si la matanza fue producto de un acto de terrorismo o un crimen de odio.