Misisipi aprobó ley para no atender a homosexuales en negocios

El Gobernador del estado de Misisipi firmó una ley que permite a los dueños de comercios y a los funcionarios públicos no atender a las parejas gays.
Misispi

En Estados Unidos, el Gobernador del estado de Misisipi, Dewey Phillip “Phil” Bryant, firmó una ley que permite a los dueños de comercios y a los funcionarios públicos no atender a las parejas de homosexuales, con base en sus creencias religiosas, hecho que ha desencadenado una serie de críticas por parte de la comunidad LGBT.

Asimismo, el Gobernador de extracto republicano (partido por el cual compite a la presidencia Donald Trump), explicó que, por medio de un comunicado, que firmó la ley para “proteger las creencias religiosas y las convicciones morales de individuos, organizaciones y asociaciones privadas de acciones discriminatorias por parte del gobierno estatal o sus dependencias políticas”.

La llamada “Ley de Protección de la Libertad de Consciencia de la Discriminación Gubernamental”, ha encontrado una fuerte oposición de los grupos de gays, lesbianas, bisexuales y transexuales (LGBT), así como de negocios locales y del Consejo Económico de Misisipi.

A su vez, la organización de defensa de los derechos de los homosexuales “Freedom for All Americans” ha calificado la norma como “la peor pieza de legislación anti-LGBT de toda la nación”.

Y es que esta ley impide que el Gobierno estatal castigue a cualquier iglesia, organización o empresa que se niegue a ofrecer sus servicios a personas de la comunidad LGBT si ello supone una violación de sus creencias religiosas como que el matrimonio es la unión de un hombre y una mujer y que los conceptos “hombre” y “mujer” son inmutables.

Pero no solo esta entidad es la única que emitido polémicas normas ya que varios estados de EEUU han legislado durante los últimos meses normas controverciables invocando la libertad religiosa, tras la histórica resolución del Tribunal Supremo del año pasado que legalizó el matrimonio homosexual en todo el país.

Hasta la aparición de la norma de Misisipi, la ley que presenta más polémica era la de Carolina del Norte, aprobada el mes pasado por el Gobernador, también republicano, Pat McCrory y que limita las protecciones antidiscriminatorias para los miembros de la comunidad LGBT.

Debido a esta norma de Carolina del Norte, la multinacional de pagos por internet PayPal anunció que abandona una expansión de negocio planeada en ese estado que hubiera dado empleo a unas 400 personas, al considerar que la ley es contraria a los valores y cultura de la compañía.

Y no solo esta empresa esta en desacuerdo con esta ley. Varias empresas como American Airlines, Apple, Bank of America, Facebook, Google, IBM, Microsoft, Twitter y Yahoo se han posicionado en contra de la norma de Carolina del Norte.

Por su parte, el alcalde de Seattle, Ed Murray, y el gobernador del estado de Washington, Jay Inslee, ambos demócratas, decretaron hoy la prohibición a todos los empleados públicos de llevar a cabo viajes oficiales a Misisipi si estos no son “esenciales” mientras la ley esté en vigor.