Michelle Obama dio un discurso en apoyo a Clinton

Obama también se dio el espacio para hablar de lo que la posible investidura de Clinton significa, afirmó que Estados Unidos era un país donde a sus hijas no se les antojaba inconcebible, de hecho "daban por sentado", que una mujer pudiera llegar a ser presidenta.

Ayer que se inauguró la Convención del Partido Demócrata en la ciudad de Filadelfia, el panorama para sus seguidores no era muy alentador. Después de que el fin de semana Wikileaks filtrara miles de correos electrónicos donde los líderes del Partido muestran un claro favoritismo por Hillary Clinton y donde se habla de que hubo una estrategia para entorpecer la campaña del senador Bernie Sanders, los seguidores de este último salieron a las calles a protestar y a exigir la denuncia de la presidenta del partido.

Ante este panorama, inesperado porque Sanders ya había expresado su apoyo a Clinton y porque una división interna por parte de los demócratas podría darle la victoria presidencial a Donald Trump, Michelle Obama sorprendió a los asistentes a la Convención en el Wells Fargo Arena con uno de los mejores discursos, si no es que el mejor, de los que hemos escuchado durante esta contienda por la presidencia.

La primera dama expresó su apoyo incondicional a la candidatura de Hillary Clinton e hizo hincapié en su vida dedicada al servicio público y a la política. El punto de partida de su discurso fueron sus hijas y  también los niños estadounidenses. Obama expresó que la persona a quien confiaría el futuro de las generaciones más jóvenes es a Clinton:

“Esta elección -todas las elecciones- tratan de quién tendrá el poder de formar a nuestros hijos para los próximos cuatro u ocho años de nuestras vidas y estoy aquí esta noche porque en esta elección, solo hay una persona en la que confío por su responsabilidad, solo hay una persona que creo que está realmente calificada para ser presidente de Estados Unidos y es nuestra amiga, Hillary Clinton”. (Vía CNN)

Sin siquiera mencionar el nombre de Donald Trump, la primera dama estadounidense hizo varias referencias a las conductas erráticas del candidato republicano y criticó el lema distintivo de su campaña “Make America great again” (Volvamos a hacer grande a América). Al respecto Obama señaló: “No dejen que nadie les diga que Estados Unidos no es grande. En este momento es el mejor país del mundo”, (Vía CNN).

Michelle Obama también toco el tema de la discriminación racial como un claro guiño a la campaña de supremacía blanca que caracteriza la agenda de Donald Trump. Para Obama se ha avanzado y luchado mucho y este no es tiempo de retroceder: “Me despierto cada mañana en una casa que fue construida por esclavos y hoy veo a mis hijas, dos inteligentes chicas negras, jugar en su césped”, (Vía El País).

Obama también se dio el espacio para hablar de lo que la posible investidura de Clinton significa, afirmó que Estados Unidos era un país donde a sus hijas no se les antojaba inconcebible, de hecho “daban por sentado”, que una mujer pudiera llegar a ser presidenta.   

El carisma de Michelle Obama sin duda contribuirá a la popularidad de Clinton entre los votantes del Partido Demócrata pero, ¿será suficiente el apoyo de Sanders y de la primera dama para hacer que quienes tienen dudas sobre Clinton voten a su favor?

Publicidad