Michel Temer y su gabinete: más leña al fuego

Michel Temer ha nombrado a su gabinete: varios de sus miembros están acusados de corrupción.

Tras la suspensión de Dilma Rousseff, el presidente interino de Brasil, Michel Temer, nombró a su gabinete de trabajo. De los nuevos ministros recién designados, 7 están procesados o investigados por delitos de corrupción y 12 recibieron donaciones de empresas vinculadas al escándalo de lavado de dinero de Petrobras.

Una investigación hecha por O Estado Sao Paulo muestra que 12 ministros nombrardos por el mandatario y que fueron candidatos a algún cargo electivo en 2014 recibieron dinero en forma de donación de empresas investigadas por corrupción.

Además, el presidente también ha sido criticado por nombrar un gabinete totalmente masculino, blanco y asociado a las élites del poder.

En días recientes, WikiLeaks filtró un documento que indica que el mandatario fue informante de Estados Unidos en 2006, cuando Luiz Inácio Lula da Silva estaba por reelegirse.

Además, el Tribunal Supremo de Brasil analizará próximamente una demanda para abrir un impeachment contra el mandatario, mismo proceso por el que Rousseff acaba de ser apartada del poder. El motivo del impeachment sería que

“en la condición de vicepresidente que ocupaba hasta la semana pasada, Temer suscribió en 2015 cuatro decretos que  modificaron los presupuestos de Estado sin haber sido aprobados por el Congreso, como establece la ley”. (Vía: La Vanguardia)

Miles de brasileños han salido a las calles para protestar contra la suspensión de Rousseff. En São Paulo, la Policía Militar reprimió a los manifestantes.

Las comunidades indígenas de Brasil están muy preocupadas por el nombramiento del presidente interino y sus nuevas políticas. Durante el mandato de Rousseff, habían logrado que se les reconocieran cinco nuevas áreas de reserva y que se aprobara la delimitación de cuatro territorios más. A la entrada del nuevo presidente, todos estos acuerdos y procesos quedaron cancelados y sujetos a revisión.

Por su parte, The New York Times evidenció que los nombramientos hechos por el mandatario son muy cuestionables: el nuevo ministro de ciencia es creacionista, es decir, no cree en la evolución. Además, eligió como ministro de agricultura a un magnate de la soya que ha deforestado buena parte de la selva amazónica.

Aunque no es una figura muy conocida en la política brasileña, algunos detalles de su biografía han salido a la luz, como que está casado con una ex modelo de 32 años -el mandatario tiene 75-, a la cual una vez describió como “bonita, recatada y «de la casa»”. (Vía: The New York Times)

Según el analista Víctor Hugo Morales, lo ocurrido con Rousseff evidencia  que

“una oleada de derecha se está llevando por delante muchos de los logros de estos años en América Latina: mayor inclusión, mayores posibilidades para la gente, sobre todo para los más vulnerables […]”