Martin Shkreli sentenciado a siete años de prisión

En el mundo hay gente malvada y Martin Shkreli. El exdirector ejecutivo de Turing Pharmaceuticals, la empresa que compró la patente de un medicamento para el VIH y elevó su precio 56 veces, fue sentenciado a siete años de prisión por defraudar a dos inversionistas y mentir acerca de su otra compañía, Retrophin. Además, fue obligado a entregar varios bienes, incluido su disco de Wu-Tang Clan.

En una audiencia en Brooklyn, Nueva York, Martin Shkreli fue sentenciado a pasar siete años en la cárcel. Sus abogados pedían una pena máxima de entre 12 y 18 meses, mientras que los fiscales proponían una sentencia de 15 años.

Tan solo el pasado 5 de marzo, el empresario tuvo que entregar 7.4 millones de dólares en bienes. Según CNN, entre los objetos confiscados a Shkreli se encuentran una obra de Pablo Picasso, la única copia existente del famoso álbum de Wu-Tang Clan Once Upon A Time In Shaolin valuada en dos millones de dólares y Tha Carter V, un disco de Lil Wayne que todavía no es lanzado.

https://twitter.com/Ap_mecca93/status/972250239229931520

En 2015, Turing Pharmaceuticals compró la patente de Daraprim, un medicamento para el VIH, y aumentó su precio de 13.50 a 750 dólares por pastilla. Esto hizo que gran parte de las personas que necesitaban la medicina no pudieran comprarla. Ante la mala prensa, Shkreli se jactaba de ser “el hombre más odiado de Estados Unidos”. No obstante, en el juicio de este 9 de marzo, el empresario lloró ante la jueza y dijo no ser “la misma persona que antes”. ¡Sí, ajá!

El juzgado aclaró que la condena de Shkreli tiene que ver con sus crímenes más que con su conducta como persona. Sin embargo, siempre es un alivio ver a una persona como él encerrada: mientras esperaba a ser sentenciado, Shkreli ofreció 5 mil dólares a sus seguidores a cambio de conseguir un mechón de pelo de Hillary Clinton. También acosó vía Twitter a la periodista Lauren Duca porque ella se negó a acompañarlo a la toma de protesta de Trump:

Los fiscales aclararon a la jueza Kiyo Matsumoto que la sentencia de Shkreli pudo ser mucho peor: “No revisamos años y años de tuits que pudimos haber usado”. Mientras tanto, el “Pharma Bro” declaró que ya estaba ideando formas de seguir haciendo dinero desde prisión. (Vía: Gizmodo)