Mariano Rajoy se va hasta del Partido Popular

Solo han pasado cuatro días desde que Mariano Rajoy dejó la presidencia de España. Esta la tomó Pedro Sánchez, del PSOE, que fue quien promovió la moción de censura debido a los escándalos de corrupción en el Partido Popular, al que pertenece Rajoy.

Bueno, pertenecía. Esta misma mañana, anunció su salida del partido, aludiendo que esto es lo mejor para la organización y para España. La decisión toma por sorpresa a la militancia de partido, pues se esperaba que Rajoy, como su líder, anunciara acciones hacia el futuro, no que renunciara de manera inmediata.

El expresidente español, explicó que deja por completo al partido y pone fin a su carrera al interior de la organización para que este pueda avanzar, pero de la mano y el liderazgo de otra persona, alguien que no se equivoque en los discursos… y que no esté inmiscuido en corrupción.

La salida del expresidente y exlíder del Partido Popular de la presidencia, se dio tras ser llamado a declarar por el uso de dinero ilícito en campañas del partido que representaba.

Aunque él no fuera acusado directamente en ningún momento, los acusados eran cercanos a su figura política y personal. Esto fue suficiente para que el Congreso español determinara que no era posible mantener confianza gubernamental en él.

El recurso promovido por PSOE terminó con la designación de Pedro Sánchez como nuevo presidente, mismo que aseguró seguir el proyecto nacional que tenía Rajoy. Sin embargo, parece que este recurso sacudió más de lo esperado al Partido Popular.

Ahora, el anterior partido en poder llamará a su miembros a elecciones para designar un nuevo presidente, que tendrá que sortear el mar de polémicas y problemas que deja Rajoy, tras 40 años de haber estado dentro del partido y solo siete años como presidente.

Las agendas españolas están divididas. Mientras se busca, de manera general, resolver la situación de desempleo en toda la nación, existen comunidades que están buscando su independencia, con el caso más ejemplos de Catalunya, que fue violentamente enfrentada por Rajoy y su gobierno ante el referéndum independentista.

Los retos del nuevo gobierno son exactamente los mismos que los de Rajoy. Si bien su administración fue rebatible al frente de un gobierno que tiene que acoplarse a exigencias de la Unión Europea y a su realidad particular, su salida se dio por una situación ajena a él, pero que le involucraba indirectamente.

Con información de El País