Mañana se reúnen Trump y Kim en Singapur, ¿ya están listos para el apocalipsis?

La reunión de Donald Trump y Kim Jong-Un se realizará el día de mañana, contra todo pronóstico. Esta será oficiada en Singapur y será una reunión personal entre los dos líderes en solitario, sin ningún asesor.

Claro, eso nos asegura que dentro pueda pasar cualquier cosa y, tratándose de estos dos, es algo totalmente impredecible. Se prevé que dentro de su encuentro se trate el tema que ha tenido en conflicto a las dos naciones: el armamento nuclear.

Trump ha dicho que la reunión servirá para bien, y esto solo se puede interpretar en el mismo sentido que sus tweets: busca que Corea del Norte deje su producción y su armamento, pero no espera reducir su poder nuclear.

Por otro lado, los dos gabinetes de negociación han entablado relaciones y han avanzado, al punto que se concretó esta reunión. Sin embargo, ambos están supeditados a lo que deliberen los presidentes digan.

Los encuentros entre Norcorea y Estados Unidos han sido frenados por diferentes situaciones. Mientras que en el gobierno de Barack Obama se negó a la negociación por la postura de Kim Jong-Un, en la administración de Trump el país asiática avanzó hacia la negociación con su región.

Las diferentes reuniones que tuvo con los gobiernos de Corea del Sur como China fueron el camino para que ahora se pueda dar este encuentro, que no puede ser entendido sin el protagonismo presidencial del Trump.

En primera instancia, Trump canceló el primer encuentro que se realizaría en Pyongyang sin ofrecer razones de tal. Ahora, este se mudó de sede a Singapur, un país con el que los dos países tienen buena relación diplomática.

El futuro del conflicto entre Corea del Norte y Asia, así como Corea del Norte y Estados Unidos, o Estados Unidos con Irán, o de Irán con la Unión Europea, puede estar marcado por lo que se decida en esta reunión.

La tension del enfrentamiento nuclear y de la producción de este tipo de armas en el mundo está en juicio por las decisiones recientes de Donald Trump, al salirse del Acuerdo de Irán, argumentando que es un tratado que no beneficia en nada a Estados Unidos.

Por otro lado, Kim Jong-Un había dado pasos importantes rumbo a la pacificación de la región que integran las dos Coreas, China y Japón, pero todo esto puede verse frenado por lo que se negocie con Trump.

La relación entre Japón y Estados Unidos es cada vez cercana, al mismo tiempo que China ha decidido cooperar con Corea del Norte tras la ‘guerra comercial’ de aranceles que emprendieron estas dos naciones.

Con información de El País