Régimen de Macri busca indultar a 96 genocidas de la dictadura de Videla

Argentina se prepara para celebrar por fin un aniversario del último golpe de Estado que sufrió sin alguno de los dictadores vivos. Pasaron 42 años antes de que el terror pasara de tener un rostro y prisión domiciliaria a ser una lápida, enterrada por la historia de sus crímenes contra la nación sudamericana. Sin embargo, el terror sigue presente ante la complacencia del gobierno central.

El gobierno de Mauricio Macri, a través de un documento que evalúa las condiciones de los presos argentinos, ha planteado la liberación de 96 genocidas (porque eso son) que están presos tras la caída del régimen de Jorge Rafael Videla. Ahora, se ha convocado a manifestaciones para evitar que estas personas alcancen la libertad sin cumplir por completo sus sentencias (que son de cadena perpetua).

Dentro de los que están en esas listas está Alfredo Astiz, el principal genocida de este régimen, conocido también como “El Ángel de la Muerte”, simplemente para darnos una idea de cómo es visto en Argentina. Dentro de todos sus crímenes de lesa humanidad, destaca que se infiltró dentro de la organización de las Madres de Plaza de Mayo (un grupo de mujeres que simplemente buscaban respuestas del paradero de sus hijos) para asesinar a sus lideresas.

El Servicio Penitenciario Federal (SPF) explicó que esas listas se hacen constantemente basados en el estado de salud o las condiciones de vida que tiene cada uno de los reos. En el caso de los exfuncionarios y militares de la dictadura de Videla alcanzan la edad requerida para entrar en esas listas. Así mismo, algunos tienen condiciones de salud que los hacen merecedores para ser considerados puestos en libertad.

Sin embargo, esto para la sociedad argentina representa un gran agravio. Han pasado 42 años, pero los terrores de muchas personas siguen vigentes. Los desaparecidos durante la dictadura siguen siendo un tema sensible, que no se ha resuelto porque, simplemente, las desapariciones siguen sin estar claras para todas las familias afectadas.

Por otro lado, la SPF explicó al diario El País que esto no significa que saldrán en libertad, sino que están considerados para ello. Ahora, el gobierno de Macri se ha visto demasiado condescendiente cuando se trata de abordar a estas personalidades golpistas, y ha ofrecido el indulto a varias de ellas, como a Miguel Etchecolatz, quien obtuvo prisión domiciliaria en diciembre pasado.

Foto: Clarín

Defensores de los derechos humanos han considerado que sería un error ofrecer la prisión domiciliaria y el indulto a los genocidas de Videla, sobre todo porque ninguno de ellos ha mostrado signos de arrepentimiento, sino al contrario han aceptado su reclusión con el pretexto de defender todo lo que hicieron durante los años posteriores al golpe.

Con información de El País