¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Los japoneses prefieren trabajar

Han declarado que los japoneses consideran 10 días de vacaciones excesivos
En Japón prefieren trabajar a tener asueto

Una encuesta realizada por el diario Asahi ha señalado que aproximadamente el 45% de los trabajadores considera excesivo 10 días de vacaciones obligatorias y que muchos de ellos declararon que prefieren ir a trabajar.

Esto después de que el gobierno de Japón decretará que los empleados tendrán 10 días de vacaciones debido a la histórica abdicación del emperador Akihito.

Mientras que para algunos los días de asueto representan una alegría y un merecido descanso, en Japón ha recibido un rotundo rechazo. 

De acuerdo con el ministerio de Trabajo de Japón, los japoneses no acostumbran a vacacionar, ya que de los dieciocho días que por ley se otorgan a los empleados generalmente la mayoría únicamente utiliza nueve.

Durante este periodo de asueto coincidente entre el periodo de abdicación y la llamada “Era Dorada”, los bancos cerrarán, por lo que se recomienda a la ciudadanía en general sacar suficiente dinero.

No es secreto que la sociedad japonesa difiere en muchos sentidos con los demás países. La simbiosis del país representada en una gran industrialización y una cultura sumamente arraigada forma una realidad social  difícil de comprender para los ojos externos.

Prueba de ello es la nueva “moda” Hikikomori, un fenómeno que se ha extendido por todo Japón, generando más de 600 mil japonenes de 40 a 64 años que viven en un total aislamiento a la sociedad.

Hikikomori, autoaislamiento

A diferencia de los “fanáticos por el trabajo”, los Hikikomoris no han acudido ni a la escuela ni al trabajo en más de seis meses. Aislándose completamente de cualquier interacción con el mundo fuera de su familia.

Diferentes estudios han señalado que este fenómenos puede deberse a la enorme presión del trabajo en Japón.

De acuerdo con Tamaki Saito, psiquiatra que ha investigado acerca del autoaislamiento en Japón, las fuertes presiones por mantener promedios escolares altos, así como el trabajo han orillado a diferentes generaciones a autoaislarse por años.