La tormenta perfecta en Venezuela

El régimen del presidente Nicolás Maduro cada día se ve más debilitado por la crisis económica, social y política en Venezuela.
Venezuela

El régimen del presidente Nicolás Maduro cada día se ve más debilitado por la crisis económica, social y política en la que se ve envuelta Venezuela, ya que actualmente el país sudamericano vive una crisis energética grave por la caída de los precios del petróleo y la sequía que ha producido que en la principal planta hidroeléctrica se hayan reducido dramáticamente los niveles de agua; además de una crisis de desabastecimiento de productos básicos.

Todo esto acompañado de el referéndum efectuado en el país en cual  se plantea la permanencia en el gobierno de Nicolás Maduro y en el que se recolectaron, según cifras no oficiales, tres veces el número de firmas necesarias para pedir un referéndum revocatorio para el mandato de Maduro, es decir, se han juntado hasta ahora más de 600 mil firmas, de 125 mil 721 exigidas para poder llevar a cabo dicho referéndum.

El número de firmas será corroborado en los próximos días por el Consejo Nacional Electoral (CNE) para así acordar el sitio al cual tendrán que desplazarse los firmantes. Posteriormente será necesario que las cifras pasen a una segunda recolección, en donde será necesario recolectar aproximadamente 5 millones de cifras, para así poder llevar a cabo el referéndum oficial para la revocación de mandato.

Por otro lado, la crisis energética en Venezuela, particularmente en el sector eléctrico, ha producido la parálisis casi total de los servicios públicos del país, estos incluyen oficinas de gobierno, que redujeron la jornada laboral a dos días hábiles; y escuelas, las cuales solo dan clases de lunes a jueves, además de apagones constantes en varias regiones del país.

Aunado a esto, Venezuela ha vivido una de las peores crisis de desabastecimiento de productos básicos en los últimos años, que acompañado de los apagones han resultado en saqueos a tiendas de electrodomésticos, de ropa y de alimentos en la región de Maracaibo.

Ante dichas problemáticas, el gobierno de Venezuela ha movilizado a la Guardia Nacional Bolivariana para salvaguardar la seguridad en las zonas en conflicto.