La segunda niña rescatada de Boko Haram no es una de las secuestradas

La asociación de padres de la escuela secundaria de Chibok declaró esta semana que la segunda niña rescatada por el ejército de Nigeria la semana pasada, Serah Luka,  no es una de las 219 niñas secuestradas por Boko Haram (BH) en abril del 2014.

De acuerdo al grupo de representación de padres de las niñas raptadas, el ejército no se comunicó con ellos para corroborar si el nombre de Serah Luka antes de hacer el anuncio de su rescate.

La aparición de Serah Luka se dio solamente un día después del de Amina Ali Darsha Nkeki, quien fue encontrada en las inmediaciones del bosque de Sambisa con un bebé y un hombre, Mohammed Yufatu, a quien el ejército ha identificado como miembro de BH.

Después de su rescate, Nkeki y su bebé fueron trasladados a la ciudad de Abuja para reunirse con el mandatario de Nigeria, Muhammadu Buhari, quien fue electo a inicios del año 2015 en una contienda con el entonces presidente Goodluck Jonathan.

El presidente quien ya había regido Nigeria bajo una dictadura a mediados de los años ochenta anunció que el gobierno se encargará de los gastos educativos de la estudiante y que continuará con la búsqueda del resto de las chicas secuestradas por el grupo extremista.

El hermano de Amina asegura que a lo largo de la reunión con el presidente, la muchacha le proporcionó al mandatario la ubicación del resto de sus compañeras raptadas en abril del año pasado. Con ello, señaló que la mayor parte se encuentran recluidas en campamentos en el bosque de Sambisa mientras que muchas otras permanecen cautivas en casas particulares de militantes de Boko Haram.

Asimismo, Nkeki aseguró que durante los dos años en los que estuvo secuestrada por el grupo de extremistas, murieron seis de sus compañeras. Considerando este hecho y las declaraciones del grupo de padres, la organización radical aun tiene recluidas a 213 estudiantes de la escuela secundaria de Chibok.

Por su parte, los padres de Nkeki reprochan que el gobierno de Buhari trate de adjudicarse el rescate de su hija, argumentando que no fue rescatada en una misión dirigida por el ejército sino que fue encontrada por un grupo de vigilantes civiles que van bajo el nombre Civilian Joint Task Force (JTF).

Serah Luka fue rescatada  junto con otras 97 mujeres durante una operación militar apoyada por civiles en tres poblados cerca del área de Damboa. El ejército nigeriano declaró que Luka es el número 157 en la lista de las chicas secuestradas en Chibok, sin embargo, el grupo de padres niega este hecho rotundamente.

Unicef declaró el año pasado que junto con las niñas secuestradas de la escuela secundaria en 2014, BH actualmente tiene a más de 2000 mujeres secuestradas. Además de esto, el grupo ha desplazado a más de 2 millones de nigerianos de sus hogares en sus siete años de lucha.  De acuerdo a la opinión pública, uno de los factores clave en la victoria del militar Buhari  en las elecciones pasadas fue la ineptitud de sus políticas para enfrentarse al grupo extremista.