La policía de EEUU mata a dos afroamericanos en menos de tres días

Los de Castile y Sterling fueron los incidentes perpetrados por la policía número 558 y 559 en lo que va del 2016. En lo que va de julio se han registrado 16 ataques.

En menos de tres días, miembros de la policía de Estados Unidos en Minnesota y Lousiana, han acabado con la vida de dos jóvenes afroamericanos. El momento de ambos ataques fue registrado en video por testigos cercanos al incidente y ha circulado en redes sociales causando una ola de indignación ante la violencia que la policía estadounidense sigue perpetrando hacia este grupo demográfico.

https://www.youtube.com/watch?v=N640YrYnWX0&feature=youtu.be

Ayer fue Philando Castile. Él y su novia, Diamond Reynolds, iban en un automóvil —él en el asiento del piloto y ella en el del copiloto—, cuando un policía los detuvo por tener uno de los faros traseros del coche fundidos. Castile, según su novia, le explicó al oficial que tenía consigo un arma y que contaba con un permiso para tenerla. Cuando Castile intentó sacar su identificación del bolsillo de sus pantalones, recibió cuatro impactos de bala. La hija de cuatro años de Reynolds viajaba en el asiento trasero.

Philando Castile y su madre

Diamond Reynolds transmitió en vivo el momento en que Philando Castile, herido y desangrándose, comienza a desvanecerse mientras el policía se acerca a ellos:

“Él le dijo al oficial que tenía un arma y que iba a sacar su cartera, y el oficial sólo le disparó en el brazo”, le dice Reynolds a la cámara mientras un policía visiblemente nervioso le exige que no se mueva de su lugar. (Vía CNN)

Philando Castile tenía 32 años, y trabajó por más de 10 años como supervisor en la cafetería de una escuela primaria. Según sus familiares y allegados siempre fue un hombre bueno y responsable. Los únicos antecedentes que tenía según la Associated Press eran multas vehiculares.

El martes fue Anton Sterling. Su asesinato se dio a conocer hace unos días a través de un video que ha circulado en las redes sociales y que muestra a dos policías —no se ha determinado todavía si ambos dispararon o si sólo fue uno— que abrieron fuego contra Sterling por razones que hasta ahora parecen injustificadas.

El ataque a Sterling sucedió en la localidad de Baton Rouge, Louisiana, y —según diversos medios— será investigado por el Departamento de Justicia de EEUU, en la rama de derechos civiles.

https://www.youtube.com/watch?v=0SWEv-hnrpo

El gobernador de Lousiana, John Bel Edwards, anunció el miércoles por la mañana que serían las autoridades federales las encargadas de esclarecer lo sucedido: 

“No debería caber duda de que este incidente va a ser investigado imparcial y profesionalmente, y que el Departamento de Justicia de EEUU llegará al fondo de ello”, afirmó el mandatario (Vía The Guardian)

Anton Sterling tenía 37 años, era afroamericano y era padre de familia. Después de haber sido detenido por dos policías blancos, fue sometido y tras pocos segundos recibió el impacto de varios disparos que acabaron con su vida.

Anton Sterling y su familia

El video, proveniente del celular de un testigo, se viralizó a pocas horas de ser publicado y causó indignación entre la ciudadanía. La muerte de Anton Sterling ha hecho que cientos de estadounidenses salgan a la calles de Baton Rouge a protestar y a exigir que se haga justicia. 

Asimismo, el día de ayer, el hijo de 15 años de Anton Sterling, Cameron, y su esposa, Quinyetta McMillan, ofrecieron una conferencia de prensa en la que les fue imposible contener las lágrimas. El adolescente exigió justicia para su padre. Mientras que la madre declaraba:

“Los individuos involucrados con su muerte se llevaron a un hombre con hijos que dependían de su padre en el día a día (…) Lo único que él intentaba era ganarse la vida y cuidar de sus hijos”, añadió McMillan en el anuncio (Vía The Guardian)

Según declaraciones de la policía de Baton Rouge, el par de uniformados que habían detenido a Sterling estaban respondiendo a una llamada del 911 que denunciaba que Sterling estaba vendiendo discos fuera de una tienda de autoservicio y que éste había amenazado al empleado con un arma. En el video que circula en internet, uno de los policías anuncia que el detenido está armado.

Los policías involucrados han sido identificados como Carl Dabadie de 28 años de edad y Blane Salamoni de 29 años de edad. Hasta ahora los dos fueron obligados a tomar un descanso administrativo y hasta que no se determine qué fue lo que sucedió estarán libres.

De acuerdo con el testimonio de Abdul Muflahi, el dueño de la tienda frente a la que mataron a Sterling, el abatido no tenía un arma en sus manos pero sí vio cómo los policías, después de haberle disparado, sacaban una de sus bolsillos. Un video de otro testigo, grabado más cerca de la escena, muestra el momento en que uno de los policías extrae el arma del pantalón de Sterling una vez que este ha muerto.

Desafortunadamente, los asesinatos de Castile y de Sterling no son los únicos que han perpetrado miembros de la fuerza pública en Estados Unidos.

De acuerdo con la plataforma The Counted, que busca registrar todos los casos de uso indebido de la fuerza policial, los de Castile y de Sterling fueron los incidentes número 558 y 559 en lo que va del 2016. Y tan solo en 2015, 1 146 vidas se perdieron por la violencia policial. Según dicha plataforma creada por el diario The Guardian en lo que va de julio (sólo 7 días) se han registrado 16 ataques.

Protesta por la muerte de Sterling en Baton Rouge

La comunidad más vulnerable a ser atacada por policías son los afroamericanos, en concreto hombres de 15 a 34 años. La indignación por estos ataques se suma a la causada por las muertes de Michael Brown en Misuri, de Eric Garner en Nueva York y de Walter Scott en Carolina del Sur —que también fueron grabadas por testigos—.

El uso indiscriminado de la fuerza policial ha detonado una ola de manifestaciones contra el racismo en el país da la “libertad”. Movimientos como Black Lives Matter buscan visibilizar hasta dónde llegan los prejuicios de la policía contra determinados grupos demográficos como los afroamericanos.