La mitad de toda la comida en EEUU es desechada

Los estadounidenses desechan casi tanta comida como la que comen, en buena medida por el excesivo “culto a la perfección”.

Los estadounidenses desechan casi tanta comida como la que comen, en buena medida por el excesivo “culto a la perfección” que dicta que cada fruta, vegetal o producto que consuman debe estar en inmejorable estado para ser ingerido, indica una investigación realizada por The Guardian.

Una gran cantidad de comida sembrada en Estados Unidos es dejada en los campos pudriéndose, utilizada para alimentar al ganado o transportada directamente del campo de siembra al basurero, porque los granjeros saben que dichas frutas o vegetales no pasarán las especificaciones cosméticas de los consumidores.

Cuando los granjeros detectan que algún producto sembrado no cumple con los estándares de calidad de los supermercados, prefieren dejarlo en el campo en lugar de invertir en levantarlo, empacarlo, transportarlo y correr el riesgo de sufrir un rechazo.

Estas políticas y hábitos de consumo son un desperdicio de recursos naturales y ocasionan pérdidas millonarias a los productores de alimento. Así que, en estos casos y aunque suene paradójico, sembrar comida contribuye a la cadena de pobreza en el mundo.