La estadística en los tatuajes de las prisiones

prision

El diario británico The Economist se dio a la tarea de investigar para una entrega especial un análisis estadístico sobre los tatuajes de convictos en prisiones de Estados Unidos, con la finalidad de generar datos que permitan establecer correlaciones entre los tipos de tatuajes y variables como la edad, el género, el grupo étnico y el crimen. Los resultados derivaron en datos bastante interesantes que permiten observar como los símbolos, en este caso el arte en el cuerpo, tiene una relación directa no solo con la historia de vida particular de cada persona, sino también con aspectos mucho más generales relacionados a elementos más estructurales de lo social, es decir, a cuestiones que tienen que ver con grupos sociales específicos que van más allá de la dimensión individual.

En primer lugar, la investigación corroboró elementos muy básicos que de hecho pueden ser tomados como presupuestos o puntos de partida, estos son que la mayoría de los presos en las prisiones tiene por lo menos un tatuaje. La muestra fue una prisión de Florida, ahí se determinó que tres cuartos de la población total de la cárcel tiene por lo menos un tatuaje, de ese 75 por ciento, la mitad tiene 3 tatuajes o más. Ahora, de la población total de la prisión, el 85% de los reos de menos de 35 años tienen por lo menos un tatuaje, esto frente a 43% de prisioneros que tienen 55 años o más. Los diseños más comunes entre la población tatuada son nombres, dibujos de animales, criaturas míticas y símbolos cristianos como cruces, vírgenes y rosarios.

Según el artículo, en las bases de datos de las prisiones es posible consultar información particular de cada convicto, esta incluye particularidades como el tipo de tatuaje que tiene. A partir de esto, fue posible establecer algunas correlaciones, por ejemplo, el 15% de los reos blancos tienen un tatuaje de corazón, frente al 3% que tiene dibujos alusivos a la supremacía blanca.

Otros tatuajes muestran el remordimiento que sienten los presos, de la muestra hecha en la prisión de Florida, más de 100 reos tenían tatuajes con frases como “mamá lo intentó”. Por otra parte, hay otros grupos con frases alusivas a la música, por ejemplo 31 reos de la muestra tienen un tatuaje alusivo al grupo de hip hop NWA, particularmente la frase “Fuck the police”.

Ahora bien, también es posible establecer distinciones relacionadas a los grupos étnicos, por ejemplo los grupos de caucásicos portan alguna imagen relacionada a la supremacía blanca; por su parte los latinos portan símbolos relacionados a la iglesia católica y, por último los afroamericanos usualmente tienen tatuadas frases relacionadas a su vida pasada en la pandilla. Por su parte, las mujeres, en general se tatúan imágenes como mariposas  o corazones, así como frases relacionadas a rangos y a cuestiones de poder.

Después de establecer estas correlaciones que tienen que ver con variables de edad, género y grupo étnico, ahora buscan generar datos que busquen establecer si existe alguna relación entre los tipos de tatuaje y los crímenes cometidos por el prisionero. El análisis arrojó datos bastante interesantes, por una parte se observó que aquellos reos encarcelados por delitos como robo, posesión de armas o drogas son los que más tienen tatuajes; en cambio, hay muy pocos prisioneros tatuados de los que son encarcelados por delitos sexuales, de todo ese rubro, son los pedófilos aquellos que en su mayor proporción no tienen tatuajes. Por otra parte, el 9% de los reos con al menos un tatuaje no fue encarcelado por asesinato, en cambio, el 30% de los presos que tienen tatuajes en la cara están condenados por asesinato. 

En relación a todo esto, Kevin Waters, criminólogo de la Universidad de Michigan señaló que en efecto se puede establecer una distinción entre los tatuajes en la población de una prisión, es decir, es posible distinguir los tatuajes que tienen un sentido meramente estético de aquellos que son símbolos relacionados al crimen. Por ejemplo, en la prisión de Florida tomada como muestra se pudo observar que en la población latina, además de los tatuajes asociados a imágenes católicas,  muchos tienen distintos tipos de frases, por ejemplo, de los que tienen las del tipo “mi vida loca” solo el 45% de ellos está condenado por asesinato, en cambio aquellos que tienen tatuadas iniciales como “ALKN” (Almighty Latin King Nation), que es una de las pandillas más grandes del estado, acompañada de alguna corona, se puede establecer que son reos de alta peligrosidad, ya que el 89% está condenada por homicidio.

Como podemos ver, los tatuajes en las prisiones dicen más de lo que se piensa, no solo son parte de la subjetividad del que los porta, sino que nos dicen mucho sobre los símbolos que operan dentro de ciertos mundos sociales. Si bien los datos son importantes, es necesario también interpretar dichos símbolos en términos cualitativos con el fin de dar sentido a los datos generados previamente, y así tener un panorama mucho más amplio del fenómeno.

Publicidad