La cumbre G-7: la agenda de las naciones más poderosas

La actual cumbre se da en medio de un panorama económico poco alentador

Mañana iniciará la reunión de la cumbre G-7 en Japón. La sede de la misma es el parque natural de Ise-Shima en la costa oeste nipona donde se espera que los temas centrales en las agendas de los representantes de siete de las naciones más poderosas del mundo, giren en torno a la discusión sobre la energía, la crisis climática, la incertidumbre económica, el problema de la inmigración y la amenaza del terrorismo proveniente del Estado islámico.

Parque Nacional Ise-Shima

El encuentro se da en medio de un panorama económico poco alentador, pues economías como la china —cuya tasa de crecimiento en este principio de año fue la más baja en los últimos siete años—, están desaceleradas, situación que amenaza el crecimiento global.

 Además de los líderes del G-7, el encuentro reunirá a representantes de las Naciones Unidas (ONU), de la Unión Europea (UE), del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial (BM).

Es importante destacar que aunque el objetivo del G-7 sea discutir estas problemáticas y proponer soluciones, la posición de muchas de las naciones que la componen es abismalmente opuesta; mientras que Japón y Canadá aspiran a aumentar el gasto público para incentivar la economía mundial, Alemania y Reino Unido (país que actualmente analiza salir de la Unión Europea) no quieren debilitar su economía.

A propósito del tema Shinzo Abe, primer ministro Japonés, señaló:

Con los riesgos y la vulnerabilidad de la economía mundial en aumento, nos gustaría emitir un mensaje claro y potente de que el G-7 puede tomar la iniciativa para lograr un crecimiento sostenible y robusto de la economía.” (Vía Noticias MVS)

Shinzo Abe, primer ministro japonés

Recordemos que los países miembros (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido) representan el 40% de la economía global. 

Muchos líderes mundiales estarán congregados; la visita más atendida por los medios es la de Barack Obama, quien viajará a Hiroshima —la ciudad que fue arrasada, junto con Nagasaki, por la bomba atómica en 1945. Obama es el primer mandatario estadounidense en viajar a este lugar. Su visita ha causado polémica ya que la Casa Blanca declaró, a través del asesor de seguridad nacional estadounidense, Ben Rhodes, que EEUU “no va pedir disculpas” a Japón por el bombardeo.

También fue anunciada la nueva sede del encuentro: Matteo Renzi, primer ministro italiano, informó que su país será el encargado de organizar el G-7 para el 2017. Aunque no se han publicado fechas exactas ni sede concreta, se sabe que la sede será la isla de Sicilia .

Renzi aprovechó el comunicado para exponer su estrategia “Migration Compact”, que busca contener el flujo migratorio procedente de África realizando inversiones en los países de origen de los inmigrantes.

Matteo Renzi, primer ministro italiano