Mujeres en Kenia se van a huelga sexual: nada de sexo hasta que sus amantes voten

¿Se acuerdan cuando Josefina Vázquez Mota sugirió en elecciones que las mujeres no tuvieran sexo con sus maridos hasta que votaran? Sí, fue un fiasco su chistorete, pero no es la primera ni, al parecer, la última vez que se propone esa peculiar forma de la incidencia política.

Ahora un grupo de mujeres en Kenia están dispuestas a intervenir en las elecciones de forma muy directa: negarse a tener sexo con sus amantes hasta pasen las elecciones. 

La idea nació de mujeres simpatizantes del partido Uhuru de la ciudad de Nyeri, importante para el negocio cafetalero del país africano. Uhuru (“libertad” en swahili) es el partido más poderoso del país pero las acusaciones de violencia y represión contra sus adversarios abundan.

Este 26 de octubre es la segunda vez que Kenia tendrá elecciones este año. El 8 de agosto celebraron unas elecciones que tuvieron que ser anuladas por la suprema corte del país africano luego de conocerse las múltiples irregularidades en el conteo de votos. (vía: The Star)

Además, Amnistía Internacional ha denunciado que más de 60 opositores han sido asesinados desde que el actual presidente, Uhuru Kenyatta, fuera declarado vencedor en los comicios. (Vía: Al-Jazeera)

Aunque a nadie le queda claro si la propuesta de estas mujeres podrá tener éxito, al menos la literatura y la historia están de su lado: desde Lisístrata, obra de Aristófanes, la huelga sexual ha sido una digna alternativa para mujeres que viven en comunidades donde su poder político puede estar limitado.

Condicionar el “cuchi-cuchi” a cambio del voto no es nuevo y en ese caso mexicano fue la versión más risible de la huelga sexual, pero no eso no quiere decir que no deje de sorprender.

Independientemente del resultado de las elecciones, sería de lo más llamativo poder registrar un caso donde efectivamente se pudo incidir en el voto gracias a la negación del coito. ¿Le resultará a las mujeres de Kenia?