Jimmy Morales Cabrera será el octavo presidente civil de Guatemala

Jimmy Morales ganó las elecciones presidenciales en segunda vuelta el pasado 25 de octubre con más del 67 % de los votos.
Guatemala

El que fuera comediante y actor, Jimmy Morales Cabrera, asume este jueves la presidencia de la República de Guatemala y recibirá la banda presidencial de manos del presidente saliente, Alejandro Baltazar Maldonado Aguirre, en reemplazo de Otto Fernando Pérez Molina, quien renunció al cargo para enfrentar un proceso penal por defraudación aduanera.

Se espera que Morales  Cabrera, en su discurso de toma de posesión, haga una invitación a la ciudadanía a tener una mayor participación, para que cada vez más guatemaltecos se involucren en los temas nacionales que afectan al país. También se tiene previsto que hable de “la nueva cara de Guatemala”, del aprovechamiento de los recursos, de la participación de todos y de dar solución a los problemas.

A la toma de mando asiste una delegación de Estados Unidos, encabezada por el vicepresidente Joseph Robinette “Joe” Biden, Jr., quien posteriormente sostendrá una reunión con el nuevo presidente de Guatemala y con los mandatarios de naciones como El Salvador y Honduras para discutir los avances del plan llamado “Alianza para la prosperidad”.

Específicamente también hablarán de los 750 millones de dólares que aprobó el Congreso estadounidense en ayuda para esta región centroamericana. Tampoco se descarta que se converse sobre las recientes deportaciones de centroamericanos que tenían orden final de deportación en Estados Unidos y sobre el nuevo anuncio de que esta nación extenderá su programa de refugiados para los centroamericanos.

En breves entrevistas con medios radiales Morales Cabreara dijo “estoy feliz” ”Qué Dios nos de la sabiduría y el valor para dirigir a la nación”. Jimmy Morales Cabrera, de 46 años, es el octavo presidente civil electo después de 36 años de una fatídica guerra en el país. Ganó las elecciones presidenciales en segunda vuelta el pasado 25 de octubre con más del 67 % de los votos y recibe un país marcado por la corrupción y la pobreza.