Italia fracasa con campaña de fertilidad

El promedio de fertilidad en la Unión Europea en la década de los setentas era de 2.4 hijos por familia, mientras que en 2013, ésta se redujo a 1.5.

Beatrice Lorenzin, ministra de salud de Italia, estuvo detrás de una campaña  del “Día de la fertilidad”  (aquí la página oficial) que busca promover el embarazo entre las mujeres italianas. Dicha iniciativa fue duramente criticada en redes sociales: en Twitter llovieron críticas a esta iniciativa bajo el hashtag #FertilityDay, porque básicamente relega el valor de las mujeres exclusivamente a una función reproductiva.

Según varios usuarios, una estrategia de este tipo malinterpreta por completo las verdaderas causas de la baja natalidad que enfrenta el país. Además de que invalida la decisión de muchas mujeres de no tener hijos o, en su defecto, de decidir cuándo es oportuno tenerlos.

Los spots de la campaña fueron criticados por ser ofensivos. Incluso uno de ellos dice “La belleza no conoce edad. La fertilidad sí”, mientras que otro reza “Padres jóvenes. La mejor manera de ser creativos” (Vía BBC).

A propósito de este último lema, la periodista Giulia Blasi destacó que con una tasa de desempleo joven del 42% como la italiana, no puede ser que la mejor forma de ser creativo sea teniendo un hijo que no se pueda mantener en el futuro. En su lugar, la periodista plantea una pregunta mucho más pertinente: ¿por qué no trabaja el gobierno italiano en mejorar las condiciones de vida de las madres trabajadoras?

De hecho, entre las principales respuestas de la población italiana ante la ocurrencia del ministerio de salud están la elevada tasa de desempleo, lo bajo que son los salarios, los derechos y permisos de maternidad injustos y una seguridad social precaria para los niños.

 

El, ahora nombrado Día de la Fertilidad se celebrará el 22 de septiembre bajo el lema “La fertilidad es un bien común” (Vía The New York Post). El promedio de fertilidad en la Unión Europea en la década de los setentas era de 2.4 hijos por familia, mientras que en 2013, ésta se redujo a 1.5. Según cifras de la OCDE para asegura una estabilidad demográfica cada país debería registrar un índice de 2.1. 

El Primer Ministro italiano, Matteo Renzi, declaró públicamente que su administración no tiene nada que ver con dicha campaña y se deslindó por completo del proyecto. De hecho, durante una entrevista en la radio hizo una broma acerca del “Día de la fertilidad” y afirmó que ninguno de sus amigos habían decidido ser padres tras ver la campaña.

“Si uno quiere construir una sociedad que invierta en el futuro de sus niños, primero tiene que asegurarse de que existan las condiciones necesarias”, afirmó Renzi (Vía BBC).