Incendio incontrolable en Canadá: 200 mil hectáreas destruidas

En la región de Alberta, al oeste de Canadá, hay un incendio de proporciones históricas: más de 200 mil hectáreas arden en llamas incontrolables.

En la región de Alberta, al oeste de Canadá, hay un incendio de proporciones históricas: más de 200 mil hectáreas arden en llamas en medio de un clima seco y cálido que dificulta las labores de los cuerpos de emergencia que intentan controlar la catástrofe.

Los fuertes vientos que azotan la región continúan propagando el fuego a tal medida que las autoridades locales estiman que tardarán meses en manipular la situación. Uno de los grandes temores es que el fuego llegue a una mina de arenas bituminosas  o, inclusive, hasta el estado vecino de Saskatchewan.

A pesar de que el incendio forestal comenzó esta misma semana, hasta el momento más de 90 mil personas han tenido que abandonar sus hogares y desplazarse para salvar sus vidas. Miles de casas, tiendas y automóviles quedaron chamuscados tras ser alcanzados por la furia de las llamas. Más de mil 600 inmuebles quedaron dañados y se estima que el 80% de la población de Fort McFurray perdió su hogar.

El 95% de las reservas petroleras de Canadá están en las arenas bituminosas de Alberta. Estas arenas se componen de bitumen, producto parecido al alquitrán, del que pueden producirse elementos similares al petróleo. El proceso de extracción petrolífero de las arenas es mucho más costoso que el de las técnicas tradicionales de extracción de crudo (como la perforación del subsuelo).

Los críticos y organizaciones ecologistas cuestionaron desde un inicio la enorme cantidad de energía que se necesita para la producción de las arenas bituminosas, la gran cantidad de agua que se requiere y la contaminación del aire, suelo y agua asociada a las técnicas de minería a cielo abierto (vía BBC).

La explosión petrolera de Alberta cesó abruptamente en 2015 con la caída de los precios del petróleo, lo cual sumergió en tiempos difíciles a la población establecida allí. Tras el incendio que ahora enfrenta, Alberta se verá en una situación aún más difícil, debido a que éste es quizás el desastre más costoso en la historia de Canadá.

Aunque todavía no se confirma ninguna hipótesis sobre la causa del incendio, la más extendida hasta el momento es que la catástrofe (el origen y la dispersión del fuego) se debió al cambio climático.