Iglesia en Pennsylvania pide que lleven a bendecir sus rifles… a 1 kilómetro de escuela

Una iglesia en Pennsylvania está convenciendo a las parejas que se casen, y las que ya lleven tiempo juntos, a llevar a bendecir rifles de asalto para consumar su amor, o refrendarlo, como dios manda. Todo esto, porque creen que los rifles están de forma críptica dentro de la biblia, por lo que hay que respetar los designios divinos (los que les convienen, claro) y llevarlo todo conforme a las reglas.

Además de esto, están siendo bastante específicos en qué rifle debe ser usado para la ceremonia: un AR-15, mismo que Nikolas Cruz usó en el último tiroteo ocurrido en una escuela de Florida, y para hacer esta historia aún más llevadera: la iglesia está a solo 1 kilómetro de distancia de un centro educativo.

Claro, esto no es solo para los recientes matrimonios, también para todos esos que quieran refrendar su cariño, hacia su pareja o hacia su rifle, bendiciendo el arma que, para la iglesia, representa “el compromiso, habilidad e intención para defender la familia y la comunidad”, porque sólo podemos defender lo que tenemos matando a otros (aunque eso sea un pecado, per ¿qué más da?).

Por supuesto, esto ha alertado a la comunidad cercana, que no entiende cómo es que es que se propone algo así, sobre todo en una iglesia. Sin embargo, esto es un caso único, pues los demás recintos religiosos alrededor se han desentendido de esta propuesta que, a pesar de todo, no se detuvo y en postales bastante extrañas, bendijo rifles y parejas por igual.

El uso, venta y compra de armas en Estados Unidos es una materia que se ha buscado atender desde hace mucho, aunque sin éxito. La relación que la gente tiene con los rifles, pistolas, escopetas y demás armas de fuego en ese país es estrecha. Consideran legítimo el derecho a proteger a su familia y su patrimonio a través del homicidio.

Foto: Reuters

La facilidad que se tiene para conseguir una de estas (que no es ilegal ni complicado y es más difícil comprar un huevo de chocolate) ha proliferado una práctica constante que ha terminado con varios tiroteos, que no tienen que ver precisamente con las armas, pero sí con la facilidad de los agresores para adquirirlas.

Regular ya no parece ser una opción, sino una necesidad. Las propuestas de armar a todo el mundo solo harían que se incrementara la violencia ante la posibilidad de defenderse o agredir con una herramienta que es agresiva y rápida, como el racismo y la discriminación con el que muchos de los tiroteos se han dado.

Con información de WPXI