Hillary Clinton, ¿será la primera mujer que gobierne los Estados Unidos?

mujer

Por primera vez en la historia de los Estados Unidos, el Partido Demócrata ha postulado a una mujer a la presidencia.

Hillary es la primera mujer en ser nominada candidata por uno de los dos partidos políticos más importantes. El Partido Demócrata hizo el anuncio oficial, después de conseguir el mínimo de requerido de delegados de la Convención Nacional Demócrata. En Estados Unidos, la selección de candidatos se realiza a través del siguiente proceso: cada partido organiza votaciones donde se asignarán a los delegados  que deberán reunirse en la convención nacional en la que se elegirá el candidato del partido a la presidencia.

Hillary Clinton egresó de la Universidad de Yale. Ha sido considerada una de los 100 abogados más influyentes del país. En su carrera política destaca que ha sido senadora en dos ocasiones por Nueva York y en 2008 Barack Obama la designó secretaria de Estado. Su mayor reto será unir a un partido que quedó dividido en las elecciones primarias.

Aunque muchos seguidores de Bernie Sanders, senador de Vermont, han mostrado su inconformidad, Sanders le ha pedido al partido que nomine a Hillary Clinton por unanimidad. Así que el político le solicitó a los 200 delegados que lo respaldaron que ahora brinden todo su apoyo a Clinton pues, afirma, ésta sería la única manera de evitar el triunfo de Donald Trump. El apoyo de Sanders es de la misma naturaleza que el que Hillary le concedió a Barack Obama cuando fue elegido candidato presidencial, tratando de superar las diferencias que han dejado las elecciones primarias al interior del partido.

Ahora, Hillary Clinton enfrentará una dura elección frente a Trump, quien, según los datos recientes, encabeza las encuestas. Sus asesoras han replanteado la estrategia de la campaña. Aprovechando que hace un mes nació su segundo nieto, quieren manejar su imagen más cercana a la familia.

Después de la Convención Republicana, Trump superó en cifras a la candidata demócrata, pues es muy común que un candidato presidencial incremente la intención de voto en las encuestas después de que se oficializa su nominación.

Trump ha ganado mayor popularidad entre aquellos que no tienen preferencia partidista. En parte, porque su discurso ha generado mayor confianza en temas relacionados con la economía y con la seguridad. Los partidarios de Hillary Clinton, por su parte, creen que ella podría desempeñar mejor papel en la política exterior. Sin embargo, las encuestas nacionales no cuentan con una muestra suficientemente grande, como para para determinar con precisión las preferencias electorales.