¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Hay cada vez menos adolescentes teniendo sexo o drogándose… en Estados Unidos

Según la revista TIME, un estudio del gobierno estadounidense ha arrojado que los adolescentes estadounidenses son mejor portados ahora que sus antecesores.
Estados

Tal vez los problemas de jovencitos con sexualidad precoz o drogadictos en Estados Unidos estén terminando y es que, según un estudio del gobierno, los adolescentes estadounidenses están teniendo menos sexo y están bebiendo y usando drogas con menos frecuencia… un momento ¿qué?

Así es, según publicó la revista TIME, un estudio del gobierno estadounidense ha arrojado que los adolescentes estadounidenses son mejor portados ahora que sus antecesores.

Bill Albert, portavoz de la Campaña Nacional para Prevenir el Embarazo en Adolescentes dijo:

“Creo que se puede llamar a esto: la generación cautelosa”.

Lo que más llamó la atención de los investigadores fue la baja que registraron en la actividad sexual de los adolescentes.

El 41 % de los encuestados dijo que nunca habían tenido relaciones sexuales. También hubo un descenso en los estudiantes que habían tenido sexo antes de los 13 años y los que tenían más de 4 parejas sexuales en su haber.

Los resultados fueron obtenidos por un estudio llevado a cabo cada dos años por los Centros de Control y Prevención de Enfermedades. Las encuestas incluyeron a 16 mil estudiantes de 125 escuelas tanto públicas como privadas.

Los investigadores están esperando el siguiente estudio pues no están seguros de que esto sea una tendencia o solo un mero accidente estadístico. Tampoco se sabe a ciencia cierta la razón por la que hubo un descenso en todas estas prácticas.

Bet Mattey, presidenta de la Asociación Nacional de Enfermeras Escolares, sugirió que un factor podría ser la forma mucho más común y abierta que tienen los adolescentes actualmente para hablar de sexo y sobre su orientación sexual:

“Queremos que los niños tengan una sexualidad saludable en torno al autoestima y el autorrespeto”.

Es decir, que podría ser que, al desmitificar el sexo y quitarle la etiqueta de tabú, lo que sucedió es que los niños dejaron de tener una actitud morbosa ante él.

Entre los otros resultados, se muestra que solo un 11% de los adolescentes habían fumado por lo menos un cigarrillo el mes anterior a la encuesta; menos de un tercio habían consumido alcohol en los 30 días anteriores a la encuesta; 24 % fumaron un cigarrillo electrónico en el mes anterior a la encuesta (lo que es mayor a la encuesta anterior) y 22% aceptaron haber consumido mariguana.

La pregunta es ¿será verdad que una mayor apertura y más información están haciendo el trabajo que siglos de tabú y silencio jamás lograron hacer?