¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

‘Groenlandia no está a la venta’: Primera Ministra danesa

Ante la propuesta de compra de Trump, la Primera Ministra Danesa asegura que la isla no está en venta
Primera Ministra de Dinamarca niega que Groenlandia esté a la venta

El domingo 18 de agosto, Donald Trump confirmó los rumores: le interesa comprar Groenlandia. Como respuesta, la primera ministra danesa, Mette Frederiksen, dijo “gracias, pero Groenlandia no está a la venta“.

Donald Trump confirmó que “surgió el concepto” de comprar Groenlandia por su posición estratégica, pero aseguró que no se trataba de un asunto que estuviera en primer plano. El pasado jueves, medios estadounidenses habían declarado que Trump había pedido a sus asesores investigar si era posible comprar la isla más grande del mundo.

¿Por qué querría Donald Trump comprar Groenlandia?

La isla equivale a un cuarto del territorio estadounidense y asegurarla sería posicionarse junto a Andrew Johnson y Thomas Jefferson, quienes compraron Alaska y Louisiana en el siglo XIX.

Groenlandia ocupa un lugar estratégico entre Rusia y Estados Unidos. Comprar a Groenlandia implicaría, también, un fuerte impulso económico en la economía de su país, especialmente ante los conflictos que han tenido con China.

Esto se debe a que Groenlandia contiene una fuerte cantidad de minerales difíciles de obtener (como neodimio, disprosio, praseodimio, terbio; junto con uranio y óxido de zinc) que Estados Unidos consigue de China para la manufactura de electrónicos. Sin embargo, el constante choque entre China y Estados Unidos ha obligado al país occidental a buscar independencia en términos de manufactura.

Ahora bien, Trump buscaría convencer a Dinamarca de vender Groenlandia a parir del beneficio económico que esto implicaría para el país europeo. Actualmente, Dinamarca reparte cerca de $700 millones anuales en subsidios para Groenlandia. Una primera aproximación a la propuesta de compra de Trump estima que tendría que pagar $1.1 billones de dólares por la isla. (Vía: The Guardian)

Reacciones ante la propuesta de Donald Trump

La primera ministra danesa amablemente rechazó la propuesta de Donald Trump asegurando que:

“Groenlandia no está a la venta. Groenlandia no es danesa. Groenlandia le pertenece a Groenlandia. Verdaderamente espero que esto no haya sido en serio”. 

Por su parte, el gobierno de Groenlandia actuó de forma diplomática, pues asumió la oferta de Estados Unidos como “un interés para invertir en nuestro país y sus oportunidades” pero añadió “Groenlandia obviamente no está a la venta“.

Por su parte, la ministra de relaciones exteriores, Ane Lone Bagger, confirmó “Estamos abiertos a los negocios, pero no a la venta“.

Muchos ciudadanos groenlandeses lamentaron que se hablara de la isla en términos de comodidades en venta, pues es el hogar de cientos de personas. Si Groenlandia pasara a manos estadounidenses, cambiaría principalmente su sistema de beneficencia y habría cambios fundamentales en las políticas del país.

Desde 1979, Groenlandia obtuvo un referendo de autonomía, en el que Dinamarca se encarga únicamente de los asuntos externos y la defensa de la isla. Por lo tanto, criticaron la oferta de Trump como una visión colonialista, en la que era posible comprar la vida de los 52,000 ciudadanos de Groenlandia.

Sin embargo, a pesar de las críticas, todavía se espera que Donald Trump visite la isla entre el 2 y 3 de septiembre, donde también conocerá a la ministra Frederiksen, quien visitará por primera vez Groenlandia.

Esta no es la primera vez que Estados Unidos intenta comprar este territorio. En 1946 el presidente Truman hizo una oferta de $100 millones (en oro) para comprar Groenlandia. Aunque no compraron la isla, sí obtuvieron la base militar de Thule, construida en 1951. (Vía: Marketwash)

¿Podrá Groenlandia conservar su autonomía? ¿O se convertirá en parte estratégica de un país interesado sólo en su territorio?