Una grieta en Kenia revela cómo Africa se partirá en dos

Hay verdades que conocemos pero preferimos ignorar. En esa categoría se encuentran el método para hacer salchichas y, lo que nos atañe, el movimiento de las placas tectónicas bajo nuestros pies. Para muestra está la reciente grieta que se ha abierto en Kenia y que revela cómo África se está partiendo en dos literalmente.

Así como hubo un día geológico donde Sudamérica y África estaban unidos, un día una porción considerable de este continente se separará definitivamente.

Es fácil ignorar un hecho semejante, pero no es tan fácil ignorar esta pequeña muestra del proceso: de la noche a la mañana una grieta partió la carretera entre Nairobi y Narok y siguió su curso hasta alcanzar varios kilómetros de longitud.

“Mi esposa empezó a gritar a los vecinos pidiéndoles que vinieran a ayudarnos para sacar nuestras pertenencias”, expresó a la cadena Reuters Eliud Njoroge, habitante de la zona. (Vía: El Clarín)

Así de imprevista fue la llegada de esta grieta que ha seguido creciendo en días recientes, acompañada de leves pero contundentes sismos que mantenido activas las agujas de los sismógrafos de toda la zona.

Este proceso geológico de separación entre placas tectónicas es más visible en Gran Valle del Rift porque el grosor de estas es mucho menor ahí. Pero lo que sucedió en la superficie en Kenia, sucede a kilómetros de profundidad todo el tiempo alrededor del mundo. (Vía: Gizmodo)

De momento, hay múltiples afectados por este movimiento súbito, que tuvieron que abandonar sus casas por la grieta que nació a escasos 50 kilómetros de Nairobi. 

A los especialistas consultados por esta repentina separación, lo que más les ha llamado la atención es la longitud de la grieta, aunque apuntan también a que ayudaron mucho las lluvias para que la separación fuera tan ancha. (Vía: El País)

El planeta cambia de forma inexorable y constante, las salchichas se producen con métodos repugnantes; en resumen, el mundo está lleno de fenómenos que decidimos ignorar, pero que nos conciernen de una u otra forma. No alcanzaremos a ver cuando África se parta en dos, pero que sucederá, sucederá.