Google recibe multa récord de Unión Europea por prácticas monopólicas

La Unión Europea (UE) ha impuesto la mayor multa antimonopólica de la historia al gigante Google: €2,424,495,000 (sí, leíste bien: casi 2 mil millones y medio de euros). Esto, debido a que la compañía alteró sus algoritmos de búsqueda para beneficiar sus productos.

Todos conocemos el internet, todo el mundo del internet, a través de motores de búsqueda y no hay buscador más grande que Google (porque, en serio, ¿alguien sigue usando Bing o Yahoo?). Desde que inició, Google no se limitó a ser “solamente” un buscador: mapas, sistemas operativos para celulares, ¡hasta autos que se conducen solos! Desde 2004, cuando las ventas por internet era todavía terreno desconocido, lanzó “Froogle”, un comparador de precios que simplemente no despegó.

Cada contenido que buscas vía Google no aparece “simplemente” porque la palabra esté en una página: una serie de algoritmos diseñados por sus programadores perfila tu búsqueda a partir de tu historial, de tu “huella digital”, de cómo te comportas en línea, lo que quieres ver o lo que estás muy interesado en ver… ahí, en lo que está detrás de la pantalla, es donde la Comisión Europea (el organismo encargado en la UE de vigilar las prácticas de competencia) ha encontrado que Google hizo trampa.

A partir de “mover” algunas cosas en esos algoritmos, la empresa de California privilegió los resultados de sus propios productos: casi el 90% de las búsquedas comparativas de precios en el Reino Unido, Francia y Alemania mostraban los servicios de Google… y, como nadie se mete a la segunda página de la búsqueda, la competencia resultó dañada seriamente por estas prácticas que, por lo menos, tienen 7 años (todo el proceso legal inició en 2010). (Vía: Aristegui Noticias)

Margrethe Vestager, la titular dentro de la UE para vigilar las políticas de competencia, ha denunciado que Google, en realidad, está recurriendo a una de las prácticas más viejas: aislar y ocultar a la competencia:

“Google se aprovechó de su dominancia del mercado como motor de búsqueda y promovió ilegalmente su propio servicio de compras y comparación de precios, y desprestigió a sus competidores. Lo que Google ha hecho es ilegal de acuerdo a las reglas antimonopólicas de la UE. Negó a otras compañías la oportunidad de innovar y competir por sus propios méritos.” (Vía: The Guardian)

La gigante californiana respondió (porque claro que respondió) que no está de acuerdo con la decisión de la Comisión, y que buscará apelar, pues, según ellos, no están incurriendo en nada ilegal: ¡incluso ponen anuncios de sus competidores!

LA UE ha puesto un plazo de 90 días para que la compañía cese sus actividades ilegales y explique cómo va a corregir el curso y prevenir que esto ocurra de nuevo o, de lo contrario, podría verse con multas de €10.6 millones diarios (alrededor del 5% de lo que la compañía madre de Google, Alphabet, gana al día). (Vía: Reforma)

Y así, queridos lectores, es como una comisión antimonopolios funciona. ¿Habrá oportunidad, alguna vez, de ver algo así en México?

ANUNCIO