El gabinete multimillonario de Trump

trump

Siguiendo las tipificaciones aristotélicas podemos decir que el sistema político estadounidense se degeneró, sucumbió ante la demagogia, entendida como la forma desviada de la democracia en donde  a través de estrategias que apelan a aspectos emocionales de las masas un grupo o una personas gobiernan en nombre del pueblo. Donald Trump es el representante de esa degeneración del sistema democrático, como sabemos su victoria electoral se debe al uso demagógico del discurso en términos tanto del diagnóstico, como de la solución de los problemas.

Pero la demagogia no es todo, al parecer el periodo de Donald Trump va caracterizarse por ser el periodo de la oligarquía en el poder. Ahí el engaño, discursivamente el gobierno habla por y para el pueblo, pero en la práctica parece ser que están acomodando todo para obtener beneficios particulares, populismo puro y llano.

Decimos esto porque según información del Washington Post, el gabinete que está formando Donald Trump está compuesto en su mayoría por multimillonarios. Nunca antes en la historia se ha formado un gobierno de tales características, si sumáramos la riqueza de los que hasta ahora podrían ocupar el gabinete, superaría el Producto Interno Bruto de varios países emergentes.

Entre los principales multimillonarios están:

Su secretaria de educación Betsy DeVos, quien es miembro de una familia acaudalada cuya fortuna está calculada en 5 mil 100 millones de dólares. Ella y su esposo, por muchos años han sido filántropos y recaudadores de fondos para causas conservadoras; asimismo su familia es dueña de la firma de seguridad privada Blackwater, acusada de cometer abusos durante la invasión de Irak cuando eran contratistas del gobierno. DeVos es una de las principales impulsoras de transformar el sistema educativo en términos de subsidiar a los consumidores y no directamente a las instituciones, tal y como lo proponía el economista de la Escuela de Chicago, Milton Friedman.

Wilbur Ross quien es el que posiblemente sea su secretario de comercio, con una fortuna calculada en 2 mil 900 millones de dólares. Los negocios de Ross tienen que ver con la compra de empresas en bancarrota, para así reestructurarlas y revenderlas.

Steven Mnuchin quien se encargará de la secretaría del tesoro es uno de los que poseen la menor riqueza, la cual está valuada en 46 millones de dólares. Este personaje proviene del sector financiero, fue alto mando de Goldman Sachs, la cual es una de las firmas más prestigiosas de Wall Street. También laboró en OneWest Bank el cual tomó durante la crisis de 2008 un papel que fue catalogado como “repulsivo”, ya que tomó políticas agresivas de ejecución hipotecaria durante la crisis.

steven-mnuchin

Mitt Romney, quien fue precandidato y crítico duro de Trump, es quien ahora se encuentra mejor posicionado para ocupar la secretaría de Estado. Romney antes de ser gobernador de Massachussetts fue un alto ejecutivo de la empresa Bain, su fortuna está valuada en 215 millones de dólares. (Vía: Animal político)