Francia suspendió la prohibición del uso del burkini

El Consejo estimó que la amenaza al orden público, principal argumento jurídico en el que se basaba dicho decreto, no lo justifica, de tal manera que lo suspende por estimar que atenta contra las libertades fundamentales.

Después de la polémica suscitada en Francia debido a la prohibición del burkini, el Consejo de Estado francés, el cual es la mayor autoridad administrativa de la nación gala, ha suspendido este viernes el decreto de Villeneuve-Loubet que prohibía el uso de este bañador en sus playas.

Con este fallo, se espera que se haga jurisprudencia y podría aplicarse, en caso de recurrir a la justicia, a la treintena de localidades del país que se han sumado a lo largo de verano a esta prohibición.

El Consejo estimó que la amenaza al orden público, principal argumento jurídico en el que se basaba dicho decreto, no lo justifica, de tal manera que lo suspende por estimar que atenta contra las libertades fundamentales.

“Estamos hartos. Primero fue el velo en los 90, después la comida halal en las cantinas de los colegios. Ahora la burkini. Algunos quieren que los musulmanes desaparezcamos del paisaje. Solo falta que prohíban a los perros y a los musulmanes” dijo, furiosa, Noor, una francesa que practica la religión de sus abuelos argelinos, al diario argentino El Clarín.

Cabe recordar que la justicia francesa había validado en primera instancia el veto, evocando el contexto de los atentados yihadistas de julio en Niza, localidad vecina de Villeneuve-Loubet, y en Normandía. En ese entonces se consideró que se aplicaba a un atuendo que manifiesta “de forma ostentosa, unas convicciones religiosas susceptibles de ser interpretadas como parte de ese fundamentalismo religioso”.

Como era de esperarse, esta prohibición fomentó el debate mediático durante el verano y se impuso en la agenda. Por una lado, en la derecha, el expresidente y candidato en las primarias de su partido para las presidenciales del año que viene, Nicolas Sarkozy, reclamó una prohibición de la polémica prenda en todo el país.

Sin embargo, el primer ministro, Manuel Valls, ha descartado legislar en este sentido, aunque respalda a los alcaldes que lo han hecho, con lo que su postura ha abierto grietas en el seno de Ejecutivo socialista, en el que dos ministros, la titular de Educación, Najat Vallaud-Belkacem, y la de Sanidad, Marisol Touraine, se han pronunciado en contra de las prohibiciones.

Por otro lado, de acuerdo con el diario ABC Internacional, algunos de los alcaldes que decidieron prohibir el burkini en las playas de sus municipios han comenzado por reaccionar afirmando que “no aceptarán” la sentencia del Consejo de Estado mientras tal decisión no les sea comunicada “personalmente”.

Cabe destacar que antes de la sentencia firme del Consejo de Estado -sin posible apelación- la polémica francesa del burkini ya había tomado una cierta dimensión internacional. En Londres y Berlín se sucedieron varias manifestaciones de protesta contra la prohibición municipal del burkini. En las manifestantes se podían ver pancartas que decían: “¡Islamofobia no es libertad!”.

Asimismo, el diario ABC Internacional destacó que la escritora ingles J.K. Rowling, creadora de la saga Harry Potter, realizó una critica hacia la prohibición en un tono irónico y sarcástico que, a su modo de ver, “tiene un tufo entre histérico y arcaico”.