Estudiantes chinos podrán ir a la cárcel por hacer trampa

Los exámenes de admisión a la educación superior conocidos como "gaokao" son, por lo general, motivo de estrés y frustración entre los estudiantes chinos.

La agencia de noticias china Xinhua, anunció que en este país comenzará a aplicarse una iniciativa que castiga hasta con 7 años de cárcel a aquellos estudiantes que hagan trampa en su examen de admisión a la universidad. Esta fue aprobada como ley en noviembre de 2015 y entrará en vigor este verano.

Quienes hagan trampa en los exámenes además de tener prohibido volver a realizar otra prueba por un periodo de tres años bajo juramento ante el gobierno, podrían enfrentar cargos legales por su deshonestidad.

Padres despiden a los jóvenes que presentarán el gaokao

La medida busca acabar con la tendencia a hacer trampa por la alta competitividad que el sistema educativo impone a sus estudiantes, ya que se ha convertido en un problema social importante según el ministro de educación en China.

Además de la amenaza latente de medidas legales contra los estudiantes con la cárcel como máxima consecuencia, se ha lanzado un programa para localizar los dispositivos tecnológicos que ayuden a hacer trampa y para ubicar a los examinados substitutos (gente que hace el examen en lugar de otra persona) a través del escaneo de huellas digitales. Según el diario The New York Times, el año pasado se llegaron a usar drones en la localidad de Luoyang para descubrir a quienes copiaban.

Se han decomisado plumas con cámaras integradas y prendas con antenas de radio; aún así, el porcentaje de trampas en esta prueba solo ha ido en aumento.

El examen de admisión a la educación superior conocido como gaokao es, por lo general, motivo de estrés y frustración entre los estudiantes chinos, pues no es exagerado afirmar que se juegan su futuro profesional en esta prueba. Mientras que una calificación alta podría conducir al examinado a una universidad prestigiosa y a un empleo bien remunerado, un puntaje bajo podría deshonrar a una familia entera y constreñir significativamente sus posibilidades de desarrollo laboral.

El gaokao es tan importante para el futuro de los estudiantes que existen compañías —contratadas en la mayoría de los casos por las familias— encargadas de transmitir en vivo las respuestas al alumno examinado. Otros compran el examen por adelantado o contratan a un substituto.

La imposición de un castigo tan severo como la cárcel ha causado polémica entre miembros de la comunidad estudiantil china; por una parte se apoya esta medida para promover una evaluación más justa y detener este sistema de corrupción que aparentemente se ha normalizado, mientras que por otra, hay quienes han manifestado que pocos estudiantes se atreverían a denunciar estos casos porque implicaría enviar a un colega a la cárcel.

Este año se espera que 9.4 millones de egresados de la educación media superior compitan por un número limitado de plazas en la universidad.

Medidas de seguridad para presentar el gaokao