España aprueba la eutanasia en casos incurables con sufrimiento físico

El congreso español aprobó la medida histórica que entrará en vigor dentro de tres meses.
(Foto: OLMO CALVO/El País)

El Congreso de España aprobó con 198 votos a favor,138 en contra y 2 abstenciones, la ley que facilita a las personas con enfermedades incurables con sufrimiento físico y psicológico extremo el derecho a solicitar la eutanasia, bajo la premisa de que se debe compaginar el derecho a la vida con los derechos constitucionales a la integridad física, moral y a la dignidad humana.

Protesta de la Asociación Española de Abogados ante el Congreso. (El Mundo)

La ley establece que las personas que soliciten ayuda para morir deben hacerlo dos veces en un periodo de 15 días, hacerlo por voluntad propia, de forma autónoma y haber sido informado a detalle y por escrito de su situación médica y de las posibles alternativas paliativas que puedan existir para su caso.

Todo este proceso debe ser supervisado y certificado por el médico responsable y, además, debe recibir una segunda opinión médica.

“Eutanasia activa es la acción por la que un profesional sanitario pone fin a la vida de un paciente de manera deliberada y a petición de este, cuando se produce dentro de un contexto eutanásico por causa de padecimiento grave, crónico e imposibilitante o enfermedad grave e incurable, causantes de un sufrimiento intolerable”, define la ley  en su exposición de motivos.

Este derecho sólo puede ser solicitado por los españoles que sufran un dolor incapacitante, físico o psicológico, que sea crónico o intolerable (o ambos) y que afecte directamente su anatomía física y que no tenga la posibilidad de una cura o pueda mejorar su calidad de vida.

Cada uno de los casos pasarán a la Comisión de Evaluación y Control que deberá conformarse en cada comunidad autónoma y ciudad de España. Estas comisiones deben ser multidisciplinarias y “contar con un número mínimo de siete miembros entre los que se incluirán personal médico y juristas.”

De acuerdo con El País, el tiempo aproximado de revisión es de dos semanas y si la resolución es favorable, los hospitales públicos y privados deben prestar el servicio en sus instalaciones o en la casa del paciente. La ley también contempla el derecho a la objeción de conciencia por parte del personal sanitario.

En los casos donde las personas no se encuentren consientes, la cosa se complica pues debe existir una constancia por escrito (como un testamento) donde solicite la eutanasia.

La ley pasó al senado ibérico pata su aprobación.

Publicidad