¿En qué instituciones confía más la gente en América Latina?

Ya se puede consultar en el Latinobarómetro un estudio que muestra cuáles son las instituciones en que más confía la gente en América Latina.

Ya se puede consultar en el Latinobarómetro un estudio que muestra cuáles son las instituciones en que más confía la gente en América Latina. La medición abarca veinte años: de 1995 a 2015 y muestra cómo se fue transformando la percepción pública de instituciones como la Iglesia o el Estado a lo largo de veinte años en nuestro continente.

En 2015, la Iglesia fue la institución más confiable según las encuestas del informe “La confianza en América Latina 1995-2015” con un 70%, seguida por la Radio y la Televisión con 49% y 47%. El Banco y las Fuerzas Armadas comparten un 44% de credibilidad; a continuación están los Diarios (43%) y las Empresas (40%). La gente confía aún menos en la Policía (36%) y el Gobierno (33%). Los últimos lugares están ocupados por el Poder Judicial (30%), los Sindicatos (29%), el Congreso (27%) y los Partidos Políticos (20%).

Cabe señalar que las organizaciones gubernamentales cuentan con menor credibilidad que las religiosas o que los medios de comunicación y las empresas privadas. Una posible explicación, de acuerdo con María Cecilia Güemes (investigadora principal del Grupo de Investigación en Gobierno, Administración y Políticas Públicas), radica en que la razón de la confianza popular en la Iglesia es más emocional que racional y se relaciona con varios factores: el enraizamiento de esta institución en espacios populares y la ayuda que brinda para resolver conflictos básicos como la alimentación y el acompañamiento espiritual.

“Para seguir, –afirma Güemes– los escándalos que la tocan no afectan por lo general a los curas de barrio sino a los altos cargos, entonces no hacen mermar la confianza hacia la institución pues se cree que el que actúa mal es el sujeto” (vía Infobae).

Por otro lado, la relación entre el Gobierno y los ciudadanos es, hasta cierto punto, más impersonal y permite una conexión menos directa entre las personas y la institución, según aclara la investigadora.

La estima de las instituciones varía según el año y las condiciones en que se realicen las encuestas. No es lo mismo, por ejemplo, preguntar sobre los medios de comunicación en medio de una copa mundial que en otro momento; tampoco hay la misma percepción del gobierno en tiempos electorales y en medio de una crisis económica. Sin embargo, es interesante ver las variaciones generales en la percepción pública:

Para leer el análisis completo te recomendamos ir aquí. Mientras tanto, en este inicio de año podemos reflexionar en nuestra propia opinión sobre todas estas instituciones: ¿coincide con la del estudio?