En Cuba ya empiezan a aparecer “nuevos ricos”

Aunque en Cuba, la gente que ha podido generar dinero, prefiere no dar detalles sobre sus ingresos.
Cuba

Y pues si, el día llegó, y es que en Cuba, la apertura económica ha permitido el crecimiento de una clase más holgada. Y es que hasta hace poco, una pequeña elite, la cual estaba compuesta por los militares, políticos, dirigentes de empresas estatales u artistas, tenían el privilegio de ostentar sus riquezas tales como automóviles nuevo o joyas. Sin embargo, hoy una nueva clase de cubanos adinerados ya frecuenta los bares y restaurantes en los barrios más “chics” de La Habana, destacándose entre diplomáticos y hombres de negocios.

La psicóloga Daybell Peñellas expresó que “se ha visto mucho más claro en los últimos cuatro o cinco años, se disparó con la apertura al “cuentapropismo”(trabajo privado)”. Con la apertura de la economía, lanzada por Raúl Castro en el 2008, algunos cubanos han aumentado sus ingresos. Entre ellos se encuentran los dueños de restaurantes, mecánicos, propietarios de casas de alquiler para turistas y emprendedores del ramo de la construcción.

Pero una característica es notable aún en estos “nuevos ricos”, y es que en Cuba, la gente que ha podido generar dinero, prefiere no dar detalles sobre sus ingresos, pues el pudor sigue siendo la norma en el país de la igualdad social.

“En Cuba, ser rico no es modelo, y en la población se sigue estigmatizando tener dinero, con la exención, notable, de los artistas”, sostuvo Peñellas.

Claro es que el alcance de esta nueva riqueza es limitado a comparación de América Latina y ni que decir de los Estados Unidos, sin embargo la llegada de esta nueva clase supone una eventual crisis en los valores cubanos. “Nosotros no hemos perdido todavía nuestra solidaridad, nuestro valores sociales, pero (al mismo tiempo) más personas constatan que sin dinero, hay muchos accesos que están limitados. Esto es ambivalente”, señaló la psicóloga. En la isla, el salario promedio no supera los 20 dólares al mes.