Empresa de seguridad japonesa tuvo mejores resultados disfrazando sus empleados de ninjas

Una empresa de seguridad en Kôka, Japón, logró hacer que sus resultados fueran mejores sin necesidad de convertir en Rambo a cada uno de sus empleados. No. Lo único que tuvieron que hacer fue comprar disfraces de ninjas y armas de juguetes para disfrazar a sus empleados. Aunque esto ponía en clara desventaja a sus empleados (podemos decir, incluso, que estaba arriesgándolos), el éxito le dio la razón al genio que pensó en esto.

La ciudad de Kôka, en la prefectura de Shiga, se ha hecho popular últimamente por tener la cultura ninja muy presente en su día a día. Sus atracciones turísticas son representaciones en vivo de cómo eran y cómo se comportaban estos soldados antiguos, que se dedicaban más bien al espionaje y al asesinato que a cuidar cafeterías o plazas comerciales como ahora.

Maya Miyoshi, la presidenta de la compañía, cree que puede cambiar la inflexibilidad de una industria que en Japón tiene un concepto muy claro y cerrado de lo que es ser trabajadores de la seguridad. Así mismo, dijo que quiere llevar su idea a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, porque:

Los ninja son íconos mundiales y queremos que la gente se sienta familiarizada con su seguridad en los recintos deportivos.

Esta idea, claro, suena divertida y hasta atractiva. Sin embargo, tener simplemente personas que tienen un disfraz y juguetes por armas y herramientas de trabajo, no estamos muy seguros de cómo podrían dar certidumbre de la seguridad de las miles de personas que estarán recorriedo las calles y los complejos deportivos y comerciales en 2020.

Por otro lado, el querer que una industra como la de seguridad cambie es algo totalmente loable y entendible, pero no parece ser necesario un cambio en esta. Lo único que se necesita son personas que puedan y sepan actuar en momento de crisis, así estén disfrazados de ninja o no, así corran como Naruto o no.

Con información de: Japan Times

ANUNCIO