El gobierno de Colombia y las FARC alcanzaron acuerdo sobre las víctimas del conflicto

El Gobierno de Colombia y las FARC completaron un acuerdo sobre justicia y reparación a víctimas del conflicto.
Colombia

La fuerza guerrillera de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el gobierno de la República de Colombiaanunciaron este martes que han llegado a un acuerdo sobre el tema de la reparación y la justicia para las víctimas del conflicto armado, tema que es clave para el proceso de paz que acordaron desde hace tres años en La Habana, Cuba.

“Hemos dado un paso fundamental de avance para la construcción de la paz estable y duradera y la finalización de una guerra de más de medio siglo que ha desangrado al país”, dijeron las partes en el comunicado que leyeron en La Habana.

Así, el Gobierno colombiano y FARC completaron un acuerdo sobre justicia y reparación a víctimas del conflicto. Uno de los puntos que ha sido más complejo de acordar, de los cinco puntos de la agenda de negociaciones, es de la víctimas, el cual se estaba discutiendo desde agosto de 2014. Ahora, desde la Habana, los representantes de los países garantes, Cuba y Noruega, informaron acerca de un sistema integral de verdad, justicia, reparación y no repetición, que se establecerá una vez alcanzado un acuerdo definitivo.

Sus objetivos son: la satisfacción de los derechos de las víctimas, de las que hay más de 7 millones en Colombia; garantizar la no repetición; tener un enfoque territorial, diferencial y de género; proveer seguridad jurídica para los procesados; promover la convivencia y la reconciliación; y conseguir legitimidad. El sistema incluye una Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), que será la encargada de juzgar los crímenes cometidos en el marco del conflicto. Sobre este particular gobierno y FARC ya habían hecho un primer anuncio el 23 de septiembre pasado.

El anuncio sobre el acuerdo en materia de justicia, hecho en septiembre pasado, se selló con un apretón de manos entre el presidente colombiano, Juan Manuel Santos Calderón, y el comandante de las FARC, Rodrigo Londoño Echeverri, alias “Timochenko”. Los otros componentes del sistema son: Comisión de la Verdad, Comisión para la búsqueda de desaparecidos, la reparación integral a las víctimas y los mecanismos para garantizar la no repetición.

Según con el comunicado leído en La Habana, la JEP ejercerá funciones judiciales de manera autónoma y tendrá una serie de salas de justicia. Una de esas salas será la de Amnistía e Indulto, que aplicará a los delitos como rebelión y conexos. El Congreso colombiano todavía deberá determinar si esto incluye al narcotráfico, y por los que muchos podrán gozar de libertad.

Además habrá un Tribunal para la Paz, que juzgará los delitos no alcanzados por la amnistía, como graves violaciones a los derechos humanos o al derecho internacional humanitario. Los que pasen por ese tribunal podrán acceder a una pena de restricción de la libertad de cinco a ocho años que no incluye cárcel, pero siempre y cuando reconozcan verdad y responsabilidad de forma temprana. Quienes lo hagan en forma tardía enfrentarán penas de cárcel de cinco a ocho años. Y quienes no lo hagan tendrán penas de 15 a 20 años de prisión.

Los colombianos tendrán la oportunidad de votar para validar o rechazar los acuerdos. Por su parte, el presidente Juan Manuel Santos, ha prometido que todos los acuerdos a los que se llegue en La Habana tendrán que ser validados por el voto popular. El lunes, el congreso colombiano aprobó el proyecto para el plebiscito para la paz, aunque la norma sobre la consulta, sin embargo, todavía tiene que ser valorada por la Corte Constitucional. Las FARC y gobierno colombiano esperan firmar un acuerdo final antes del 23 marzo de 2016 o en esa fecha.