El gobierno de Canadá pedirá perdón a la comunidad LGBTTTI

En Canadá, la homosexualidad se legalizó en 1969.
Canadá

En Canadá, los homosexuales que fueron condenados debido a su orientación sexual antes de 1969 recibirán –finalmente– disculpas de Ottawa, tal y como ha anunciado el Gobierno federal este sábado, quien revisará sus archivos para ello, según ha informado Radio Canada. En primer lugar, Ottawa ha recomendado acordar el perdón a título póstumo a Everett Klippert, declarado delincuente sexual peligroso durante la década de los sesenta y detenido de forma preventiva, un caso que fue muy polémico entonces. Klippert fue el último canadiense que fue detenido por su homosexualidad antes de que ésta se legalizara, en 1969.

Según Ottawa, si bien el Tribunal Constitucional de Canadá desestimó el caso en 1967, su historia “contribuyó a la decisión del Gobierno, un año más tarde, de despenalizar los actos homosexuales entre adultos de forma consentida”. La reforma del Código Penal, en aquel entonces, fue aprobada por el Gobierno liberal de Pierre Elliott Trudeau, padre del actual primer ministro canadiense, Justin Trudeau.

Ahora, 50 años más tarde, el Gobierno ha confirmado su intención de revisar, no sólo los casos de homosexuales condenados por su orientación sexual, sino también los de personas acusadas de “sodomía” o “indecencia”, según ha indicado el asesor de prensa de Trudeau, Andrée-Lyne, en un correo electrónico a Radio Canada. A su vez, el presidente de la Cámara de Comercio, Steve Foster, quien pertenece a la comunidad LGBTTTI, declaró que es algo bueno la iniciativa del gobierno.

“Cuando pasas toda la vida visto como un pervertido, un pedófilo, cuando uno pasa su vida condenado al ostracismo, creo que lo mínimo que se puede hacer en nombre del gobierno de Canadá es que disculparse”.

También expresó que los funcionarios militares y civiles despedidos debido a su orientación sexual también se merece una disculpa de Ottawa. Por otro lado, un miembro del movimiento “Exigimos una disculpa”, Martine Roy, solicitó al gobierno en mayo de 2015 pedir disculpas a los soldados que han sufrido esta situación antes de los cambios en la ley de 1992. El gobierno de Harper no había respondido, pero el anuncio del gobierno de Trudeau le da esperanza.

“Es terrible hacer eso. Se unen a al ejército para ayudar a su país, trabajan duro, entonces te despiden no por no tener las capacidades, por no haber funcionado bien, los despiden por su orientación sexual” declaró Roy.