El fin del Ramadán marcado por bombardeos en Arabia Saudí

Arabia Saudí es miembro de la Coalición Internacional contra el terrorismo, liderada por Estados Unidos, la cual busca debilitar al ISIS en Siria e Irak. Recordemos que el pasado domingo 3 de julio explotó un coche bomba en Bagdad que dejó un saldo de alrededor de 200 muertes.

Hace unas horas en Arabia Saudita se dieron tres atentados suicidas en distintos puntos del país. Los bombardeos sucedieron en la ciudad de Yedá (cerca del consulado de EEUU), en la ciudad de Qatif y en Medina, cerca de la Mezquita del Profeta. Este último es considerado un lugar sagrado del Islam, ya que alberga la tumba de Mahoma.

Recordemos que hace unos días el Estado Islámico (EI) fue acusado de ser el principal responsable de las dos bombas detonadas por extremistas en las inmediaciones del aeropuerto de Estambul (como aquí te contamos).

Este ataque se añade a una ola de violencia intermitente que genera terror en el Medio Oriente, especialmente en países como Turquía, Irak, Bangladesh, Líbano y Yemen.

Salmán bin Abdulaziz, emir de Arabia Saudita, comprueba los daños en Medina

El ataque en la región de Medina fue el único con víctimas mortales —además de los atacantes suicidas—, pues murieron al menos cuatro miembros de las fuerzas de seguridad del recinto y cinco salieron heridos.

Según declaraciones de los testigos, el suicida detonó los explosivos que tenía en el cuerpo luego de haber sido detenido fuera de la mezquita del Profeta.

Por su parte, la cadena de televisión Al-Arabiya aseguró que los objetivos siempre habían sido los guardias de seguridad y que el atacante se acercó a ellos con el pretexto del fin del Ramadán, que es una de las festividades más importantes en el calendario islámico. Por eso es un tiempo en que las mezquitas albergan a muchos creyentes y un ataque puede cobrar cientos de vidas.

En cuanto a los otros dos ataques, uno sucedió por un coche bomba que explotó cerca del Consulado de Estados Unidos en la ciudad de Yedá, y otro fue el estallido de una bomba en la ciudad oriental de Qatif cerca de una mezquita chií, en la zona del golfo Pérsico.

Hasta ahora nadie ha reclamado la autoría de estos ataques, aunque todo apunta a que las detonaciones fueron coordinadas por el EI, justo en la víspera de la celebración islámica del Eid el Fitr, que marca el final del mes de ayuno del Ramadán.

Atentado en mayo de 2015 a un templo Chiì en Al Qatif

Según El País, el EI se ha atribuido varios ataques en el territorio de Arabia Saudí desde 2014, en su mayoría contra la comunidad chií, que es una vertiente del islamismo en esa región.

Arabia Saudita es miembro de la coalición internacional contra el terrorismo, liderada por Estados Unidos, la cual busca debilitar al ISIS en Siria e Irak. Recordemos que el pasado domingo 3 de julio explotó un coche bomba en Bagdad que dejó un saldo de alrededor de 200 muertes. 

(Vía El Economista)