El Estado Islámico también atacó Beirut

El jueves pasado Líbano sufrió uno de los atentados más letales de su historia reciente, perpetrado por el Estado Islámico.

El jueves pasado Líbano sufrió uno de los atentados más letales de su historia reciente. El ataque, perpetrado con bombas suicidas, dejó por lo menos 43 muertos y más de dos centenares de heridos en Beirut, capital libanesa. El Estado Islámico se responsabilizó de los hechos que ocurrieron en el suburbio Bourj el-Barajneh, habitado por grupos chiítas pertenecientes a Hezbolá, organización musulmana libanesa que cuenta con un brazo político y uno paramilitar y apoya al régimen de Bashar Al Assad, alto mandatario en Siria.

El atentado, ocurrido el pasado jueves 12 de noviembre (un día antes de los atentados terroristas en París), ocurrió en un lapso muy breve de tiempo. Entre la primera y la segunda explosión pasaron tres minutos. El primer atacante suicida explotó su chaleco cargado de explosivos cerca de una mezquita; el segundo hizo estallar su cinturón al lado de una panadería, y el tercero no alcanzó a activar las bombas que portaba ya que murió de heridas provocadas por las primeras dos detonaciones.

El objetivo del atentado era causar todo el daño posible: miles de pedazos metálicos fueron añadidos a las bombas para ampliar la capacidad de herir o matar a las víctimas. Además, los ataques se registraron al rededor de las seis de la tarde, hora en que mucha gente sale de su trabajo, y en una calle muy transitada por estar repleta de comercios.

“Que los apóstatas chiíes sepan que no descansaremos hasta que tomemos venganza en el nombre del Profeta Mahoma”, afirmó el Estado Islámico.

Según el comunicado del EI, dos de sus atacantes eran palestinos y otro sirio. Líbano es azotado sistemáticamente por el Estado Islámico: esa misma mañana las fuerzas armadas del país habían desactivado varios kilos de explosivos con detonadores escondidos en la cajuela de un atomóvil en la ciudad de Trípoli.

Si la respuesta internacional ante estos ataques contra Beirut hubiera sido similar a la que despertaron los atentados en París, ¿qué acciones podrían haberse llevado a cabo contra el EI?