¿El cese de hostilidades es vía para la paz en Siria?

Comenzó un pacto de alto al fuego en Siria, acordado entre EE UU y Rusia; el Estado Islámico y la facción Al Qaeda del Frente Nusra fueron excluidos.

La media noche de este viernes comenzó un pacto de alto al fuego en Siria, acordado entre Estados Unidos y Rusia. Sin embargo, se trata sólo de un cese parcial porque el Estado Islámico y la facción Al Qaeda del Frente Nusra fueron excluidos. El objetivo del acuerdo fue que el gobierno sirio y la oposición retomen el diálogo interrumpido, con miras a una transición política. El enviado de la Organización de las Naciones Unidas, Staffan de Mistura, dio el aviso de que las negociaciones diplomáticas serán reanudadas el 7 de marzo si la tregua de paz funciona.

Pero para la consolidación de la tregua, es necesario que las múltiples facciones armadas la respeten, ya que su fragilidad aumenta al permitir que continúe el combate contra el grupo Estado Islámico y el Frente Nusra, lo cual fácilmente podría encender nuevamente las hostilidades en toda su amplitud. (vía La Jornada)

Tanto el gobierno de Bashar al-Ásad como más de cien grupos rebeldes de la oposición se comprometieron a cesar el fuego; sin embargo, persiste un fuerte escepticismo sobre el tema. El vocero de la Casa Blanca, Josh Earnets, aseguró que EE. UU. no podrá calificar el triunfo de la propuesta hasta que hayan pasado varias semanas. Por otro lado, el secretario de Estado norteamericano, John Kerry aseguró que el panorama podría empeorar severamente si los tratados de paz se rompen, ya que el gobierno estadounidense enviaría de 15 mil a 30 mil tropas para establecer una zona de seguridad al norte de Siria.

Los 17 países que apadrinan el acuerdo —entre ellos Estados Unidos, Arabia Saudí y Turquía, contrarios a El Asad, y Rusia e Irán, aliados de Damasco— examinaron las condiciones de la tregua en la sede de Naciones Unidas en Ginebra antes de informar al Consejo de Seguridad, reunido en Nueva York, que votó por unanimidad anoche una resolución para exigir el cumplimiento del acuerdo a los beligerantes. (vía El País)

Entre los conflictos que azotan la región, la lucha entre el gobierno sirio y los grupos rebeldes ocupa sólo una parte del escenario; por otro lado, perviven las hostilidades de varias potencias occidentales contra el Estado Islámico y, además, continúa la guerra entre Turquía y los kurdos.