Así luce la falta de diversidad en La Casa Blanca

Desde el día uno de su campaña, Donald Trump fue muy pero muy criticado porque toda su plataforma política, todo su círculo cercano, todos sus aliados políticos y en medios tenían un rasgo en común: eran blancos, muy blancos.

Las críticas no han cesado desde entonces y tampoco Trump ha movido un dedo para rodearse de alguien a quien no le falta muchísima melanina.

Ahora de ha revelado una fotografía que demuestra cuán poco diversa es La Casa Blanca. Es la foto que culmina el ciclo de los becarios que laboran en la residencia presidencial de los Estados Unidos y es todo un atentado a la diversidad: casi todos son blanquísimos.

En la foto solo hay una persona de color y una persona morena. De inmediato las críticas llegaron vía Twitter hacia el claro sesgo de La Casa Blanca.

Incluso, hubo quien muy sensatamente compartió fotografías de los becarios de Barack Obama. La diferencia es abismal: mientras una foto parece una reunión de las juventudes republicanas de Virginia, la refleja una Casa Blanca multicultural y multiracial.

¿Debería importarnos? Sí: es altamente probable que un gobierno nulamente diverso promueva políticas o implemente estrategias gubernamentales y nulamente diversas.

Ahora bien, a menos que se tenga un registro de las entrevistas y solicitudes de los becarios, no se le puede echar toda la culpa al gobierno de Trump; su gobierno no es diverso, pero eso no significa necesariamente que adrede se hayan buscado becarios blancos.

Es altamente probable que los posibles becarios de otras razas y culturas (y en una de esas, de la diversidad sexual) hayan optado por no buscar trabajar en una Casa Blanca en la que no se sienten bienvenidos. Y, francamente, tienen toda la razón en desistir. Sería más que interesante saber, por otro lado, la experiencia de los dos chicos no blancos de la foto en la administración de Trump.

Aún así, la fotografía oficial que publicó La Casa Blanca no deja de ser reveladora sobre cómo la actual administración ha echado por el suelo muchos avances en materia de diversidad que tuvo el gobierno de Barack Obama.

Eso sí: viéndolo por el lado amable, al menos casi todos fueron blancos y no naranjas.

Con información de The Hill