Los refugiados sirios no son bienvenidos en Dinamarca

Dinamarca endurece sus leyes anti-inmigrantes y penaliza a los ciudadanos que ayudan a transportar refugiados dentro del país, considerándolos traficantes de personas

Dinamarca endurece sus leyes anti-inmigrantes y penaliza a los ciudadanos que ayudan a transportar refugiados dentro del país, considerándolos traficantes de personas.Desde su llegada al poder en junio de 2015, el Gobierno de centro derecha danés no sólo ha restringido los derechos de los asilados, sino que también ha prohibido a los ciudadanos transportar o dar refugio a aquellos migrantes que viajen sin documentación. Las personas que se atrevan a infringir dicha ley, podrían enfrentar desde enormes multas hasta dos años en prisión.

Recientemente la activista por los derechos de los niños, Lisbeth Zorning, fue procesada junto con su esposo por haber ofrecido ayuda humanitaria a refugiados sirios que buscaban llegar a Suecia. Ambos mencionaron que nunca fue su intención contravenir alguna ley cuando decidieron ayudar a una familia llevándolos del sur de Dinamarca a Copenhague.

De acuerdo con el Protocolo contra el tráfico ilícito de migrantes por tierra, mar y aire de las Naciones Unidas, el tráfico de personas implica obtener un beneficio económico o material de dicho acto. En este sentido, acciones de asistencia humanitaria como las que varios ciudadanos daneses han alizado para ayudar a los migrantes sirios, están lejos de ser consideradas como delito, tal como el Gobierno de Dinamarca se empeña en señalar.

Desde septiembre del año pasado alrededor de 300 daneses han sido procesados con cargos relacionados con el tráfico de personas, número que se espera aumente mientras continua y empeora esta crisis humanitaria. Esto es un mensaje claro de que los refugiados no son bienvenidos en Dinamarca.