Surge primera ‘sex-shop’ itinerante en Cuba

En Cuba no hay licencias para la venta de juguetes sexuales, por lo que sólo hay tiendas semi-clandestinas y ahora esta itinerante
Surge primera sex-shop itinerante en Cuba

Ante la falta de licencias de importación de juguetes sexuales, surge en Cuba un proyecto artístico que pretende ser la primer sex-shop itinerante de la isla. 

El bazar “Toca la Tela” en la tienda La Marca, surgió como un espacio para jóvenes diseñadores cuya obra había sido rechazada por la conservadora Oficina Nacional de Diseño. Ante la imposibilidad de presentar sus piezas bajo disposiciones oficiales, los jóvenes han creado sus propios espacios artísticos. 

Uno de los primeros proyectos en presentarse en este espacio fue “Consolez vous” (“Confórtate”). Este proyecto busca convertirse en una sex-shop itinerante para contrarrestar la aparente falta de tiendas sexuales en Cuba.

Los artistas Yahanara Mauri, Joan Diaz y Javier Bobadilla pretenden romper con los estereotipos moralistas de la isla. “Consolez vous” presenta esculturas de dildos pulidos a mano. A solo un mes de la inauguración del proyecto, ya han vendido 400 ejemplares. (Vía: ADNCuba)

Hasta la fecha no existe ninguna dependencia legal donde vendan juguetes sexuales. Aunque sí existe la venta semi-clandestina de estos artefactos, que se venden en casas privadas pues entran al país como artículos personales, ya que no existe una licencia que permita su venta.

Los artículos ingresan en cantidades muy pequeñas o a veces por encargo, para no ser confiscados por las autoridades. Por este motivo, los juguetes sexuales en Cuba son muy difíciles de conseguir y mucho más caros. 

El precio de los juguetes en el “mercado negro” es de aproximadamente 60 CUC, como $1,500. Esto depende del juguete, claro, pero el aumento de precio se debe al miedo a que el juguete sea confiscado por la aduana. (Vía: Diario de Cuba)

Sin embargo, tanto las tiendas semi-clandestinas como la más reciente sex-shop itinerante buscan educar a la población cubana respecto a una sexualidad más abierta e informada. Los juguetes sexuales permiten experimentar con la sexualidad (propia y de la pareja).