Corea del Norte probó con éxito un misil que podría impactar casi cualquier punto del globo

La madrugada de hoy, Corea del Norte realizó el lanzamiento de un misil intercontinental (ICBM, por sus siglas en inglés). Después de dos meses de silencio, el lanzamiento del Hwasong-15 fue un éxito, según la agencia oficial y las agencias de inteligencias mundiales. El nuevo misil podría golpear la costa este de los Estados Unidos (Nueva York y Washington DC).

Desde el último lanzamiento de un ICBM, el pasado 15 de septiembre, parecía que Corea del Norte iba a dejar de probar misiles y se enfocaría a burlarse de Trump (cosa que ha hecho con bastante tino: le ha llamado “tarado”, “viejo decrépito” y flojo). A lo largo de esos dos meses, las posiciones diplomáticas de los Estados Unidos y de sus países aliados han cambiado: tras la visita de Trump a Asia, hay un acercamiento real entre Washington y Beijing, Rusia podría ejecutar sanciones agresivas contra Pyongyang y Corea del Sur, ante… bueno, Trump, ha decidido desarrollar un escudo balístico, mismo que fue disparado como “ejercicio” luego de que se confirmara el lanzamiento de la madrugada de hoy.

El Hwasong-15 logró subir hasta los 13 mil kilómetros y cayó, otra vez, en el mar de Japón, según el Secretario de Defensa de los Estados Unidos, James Mattis, con otra trayectoria podría golpear cualquier objetivo dentro de los Estados Unidos. (Vía: CNN)

Sin embargo, varios expertos señalan que a Kin Jung-Un le faltan dos cosas: miniaturizar efectivamente las cabezas nucleares de sus misiles y terminar de desarrollar el sistema de re-entrada de los misiles, pues la ojiva tiene que sobrevivir el calor y fricción intensas que experimentará al entrar de nuevo a la atmósfera terrestre. La cosa es que esas dos cosas no están lejos: a principios de año se pensaba que un ICBM efectivo tardaría otros 5 años pero hoy ya estamos informándote de él.

La situación es aún más delicada que hace unos meses. Con este lanzamiento, Corea del Norte se está nombrando a sí misma como una “potencia nuclear”, lo que alteraría por completo la relación de fuerzas en el mundo, pero en específico en la zona de conflicto entre las Coreas, Japón, China y Rusia. (Vía: The Atlantic)

https://youtu.be/ZewAchm-xiA

Situaciones como esta, requieren líderes con la cabeza fría y con el cálculo dispuesto para detener las tensiones y entablar diálogo… pero tenemos a un Kim y a Trump. El momento de crisis fue respondido con un par de tuits en los que culpaba al partido Demócrata del freno a su presupuesto por “su apoyo” a la migración ilegal… porque claro que hay relación. (Vía: Independent)

Definitivamente no estamos todavía al borde de una guerra nuclear, pero sí, por lo menos, estamos a meses de ver cómo cambian para siempre el poder militar en el mundo.